Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



ACCIÓN


¡Serena es insaciable!

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 12 febrero, 2018



Agencias

"Ella quiere desesperadamente el récord de todos los Grand Slams, volver a ser la número uno del mundo y no permitirá que nada ni nadie se interponga en su camino tras este propósito", así de tajante fue la sentencia que dictó sobre su gran amiga, la leyenda del tenis femenino Martina Navratilova, ahora que la menor de las Williams regresó a la competencia después de ser mamá.

"La maternidad no apaciguará a Serena y en la cancha será la misma de siempre, igual de competitiva, igual de fuerte y luchará cada punto por la victoria", agregó Martina.

La exnúmero uno regresó a la competencia defendiendo los colores de su país en la Copa Federación, después de que hizo un intento por jugar el primer Grand Slam de temporada, el Abierto de Australia, en el que finalmente no participó.

Sobre este intento fallido, Navratilova expresó: "tratar de jugar en Australia fue una señal de Serena de querer ganar otro "Grande", porque está dispuesta a romper el récord de Margaret Court (Navratilova ganó 18, Serena suma 23 y Court 24).

Lea más: El cuerpo humano no se diseñó para jugar tenis

Su intento de jugar en Australia me sorprendió, como sorprendió a otros también. No pensé que ni siquiera intentaría estar en Melbourne, así que me sorprendí de que haya hecho un esfuerzo tan decidido para prepararse para el primer Grande de temporada, preparación que incluyó un viaje a Abu Dabi para un juego de exhibición.

Al final se retiró del Abierto australiano, pero el hecho de que intentara estar ahí debería darles a las otras tenistas algo en qué pensar.

Serena no jugó el Abierto de Australia, porque se dio cuenta que no podía ganarlo y a ella solo eso le interesaba: ¿Por qué jugar por jugar?

Esta fue la señal más evidente para estar seguros de que, cuando Serena vuelva a la competencia, será solo para ganar. Ella solo va a regresar, cuando esté segura de que puede ganar".

Y agregó Navratilova: "Nadie debería cometer el error de subestimar a Serena; después de todo ganó el Abierto de Australia el año pasado mientras estaba embarazada de dos meses de su hija, pero es tan sólida y tiene el gran saque y las armas en su juego, que le dan mucha confianza. Ella no va a durar mucho tiempo en recuperar la sensación de la pelota de nuevo".

Lea más: Asiáticos revolucionan el tenis

Navratilova opina que la menor de las Williams, es una tenista joven a sus 36 años y la favorece que no ha jugado tantos partidos para alguien de su edad y compara el hecho de que Roger Federer, quien nació en agosto de 1981 ha jugado casi 1.400 partidos individuales, mientras que Serena, nacida en setiembre de ese mismo año, ha jugado cerca de 900.

Además, dijo Martina, el cuerpo de Serena todavía es bastante joven y su psique también es diferente, ya que sus partidos no siempre han sido tan duros, así que no ha estado bajo mucho estrés en competencia.

Terminado el Abierto de Australia con el título para Caroline Wozniacki, el segundo Grand Slam de temporada es Roland Garros en París, que se inicia el 27 de mayo, defiende la corona la joven letona Jelena Ostapenko y lógicamente que la Williams va a la caza de su título 24 para igualar la cima con la australiana Court.


NOTAS RELACIONADAS