Enviar
Seis de cada diez costarricenses tienen sobrepeso

Yessenia Garita
[email protected]

El sobrepeso es cada vez más evidente en la población costarricense.
Seis de cada diez costarricenses, entre 20 y 44 años, tienen problemas de sobrepeso, un factor de riesgo para la diabetes, hipertensión y enfermedades cardiacas.
Este mal aumentó un 25% desde 1996. Esto ha provocado que el índice de Costa Rica sea comparado hoy en día con el de países desarrollados.
Por ejemplo, en Estados Unidos, el 74,1% de la población presenta obesidad o sobrepeso.
Uno de los principales factores es el inadecuado hábito de alimentación, debido a que es frecuente el consumo de comidas rápidas o alimentos con bajo contenido proteico.
“La gente, por sus múltiples ocupaciones, ha cambiado su estilo de vida. Ahora es más fácil salir a comer fuera del hogar, sobre todo cuando la mujer también trabaja”, dijo María Luisa Avila, ministra de Salud, ayer, cuando presentó los datos de la Encuesta Nacional de Nutrición realizada entre 2008 y principios de 2009.
La jerarca hizo un llamado a la población para que mejoren los hábitos alimenticios, por cuanto la obesidad es un problema que se extiende incluso a la niñez.
Por ejemplo, el 21,4% de los niños de entre cinco y 12 años tiene sobrepeso. Hace 13 años, la cifra era de un 14,9%.
Algo que preocupa a las autoridades de Salud es el aumento en el tamaño de la cintura.
El estudio evidencia que un alto porcentaje de los costarricenses excede el máximo recomendado y que por lo tanto es más propenso a contraer enfermedades infecciosas, que disminuyen las defensas. Además de que se incrementa el riesgo de sufrir un infarto.
En las mujeres, la circunferencia no debería sobrepasar los 88 centímetros, mientras que en los hombres los 102 centímetros, no obstante en ambos grupos alrededor de un 40% supera esas medidas.
“Es importante que la población empiece a cuidarse más, que haga ejercicios y se alimente adecuadamente, de esa forma se evitarían muchas enfermedades asociadas a la obesidad”, explicó Avila.
A su juicio, los datos de la encuesta explican la gran cantidad de personas con problemas cardiacos, diabetes, enfermedades renales y articulaciones, que se registra en el país.
A pesar de los problemas de obesidad, el país reporta una disminución de las anemias nutricionales y la deficiencia de vitamina A, por lo cual esto no representa un problema de salud pública.
“Es importante destacar la labor que han realizado las empresas privadas para fortificar los alimentos y generar un impacto positivo en la salud de la población”, puntualizó Avila.
Ver comentarios