Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Seguros de vida: sepa cuál necesita

Estoy seguro | Martes 13 octubre, 2015



Cuando una compañía le ofrece un seguro de vida, debe estar plenamente consciente de lo que está adquiriendo. Por eso, es importante que conozca los diferentes tipos de seguros que existen para que pueda hacer las preguntas necesarias a su asesor y saber cuál es el que más le conviene.
Básicamente existen tres tipos.
El más económico es el seguro de vida a término. Se define un monto de cobertura específico y un plazo de años determinado. Es el tipo de seguro de vida más rígido pero cumple propósitos muy específicos. Por ejemplo, define una protección en un momento determinado en que el asegurado necesita garantizar los ingresos de su familia en caso de fallecimiento, la garantía de una deuda tal como una hipoteca o algún negocio en el que se necesite asegurar a una persona clave durante el proceso en un tiempo determinado.
Otra de sus ventajas es que es un poco más económico de suscribir, y puede hacerse también a través de una póliza colectiva.
Entre sus desventajas está su rigidez para hacerle modificaciones de cobertura, de plazo de cobertura. Adicionalmente, no genera reservas de póliza que puedan ser utilizadas como ahorro o respaldo de cobertura en caso de falta de pago por parte del cliente.
Una opción interesante es el seguro de vida universal. Es mucho más flexible, ya que permite al asegurado variar el monto de cobertura, el plazo, obtener ahorros e inclusive suspender los pagos de primas continuando con la cobertura por un lapso determinado dependiendo de las reservas de póliza que haya generado.
La gran ventaja que tiene es que una parte de la cuota se invierte en los costos del seguro y otra se invierte a una tasa de interés producto de inversiones conservadoras que realizan las compañías aseguradoras. Inclusive, este tipo de pólizas ofrece una tasa de interés garantizada, para brindarle al cliente la tranquilidad de que ante el peor escenario mundial posible, la póliza puede seguir brindando cobertura al asegurado.
El asegurado podría hacer retiros parciales de esa reserva, sacar préstamos, o bien, tener un ahorro que podrá utilizar para un proyecto futuro.
También podría hacerse una mezcla o híbrido entre el seguro universal y el seguro a término.
De este modo, se puede personalizar el monto de la prima y decidir si quiere una mayor cobertura, o bien, un mayor ahorro, con el fin de utilizarlo como vehículo de inversión.
El tercer tipo de seguro es el llamado seguro de vida entera. Esta póliza cubre al asegurado durante toda su vida por medio del pago permanente de cuotas, o por un tiempo determinado. En este caso, el asegurado paga una cuota más alta en los primeros años para compensar el tiempo en que quedará cubierto, aunque no haga ningún desembolso. Este tipo de seguro de vida fue el primero en existir y actualmente no es un modelo tan utilizado a nivel mundial, no obstante, algunas compañías todavía lo ofrecen.
Lo importante es que el asegurado conozca bien cuáles son las opciones de aseguramiento que tiene disponibles, más allá de los tipos tradicionales, y que debe consultar a su asesor cuál es el que más lo beneficia a él y a su familia.
En el próximo artículo abordaremos el tema sobre el uso del seguro de vida como una herramienta financiera.