Seguros del INS crecen un 10% pese a mayor competencia
Enviar

El Instituto Nacional de Seguros (INS) reportó un incremento en sus primas del 10% con respecto a 2016, gracias a una mayor demanda de pólizas.

Sin embargo, la buena noticia no es para lanzar campanas al vuelo ya que sigue perdiendo mercado, tras diez años de apertura.
La entidad pasó de tener el 100% del mercado hasta agosto de 2008, cuando se promulgó la nueva Ley Reguladora del Mercado de Seguros, a un 75% en 2017, perdiendo en el último año unos 2,7 puntos porcentuales.

Desde entonces sus funcionarios debieron sacar más productos que cubrieran las necesidades de los costarricenses, tanto en los regímenes obligatorios —riesgos del trabajo y seguro obligatorio de automóviles—, como en los personales: salud, vida y accidentes. También, en los seguros generales que aplican para carros, incendio y responsabilidad civil.

El mercado pasó de contabilizar unos 68 productos hace diez años a 700 en la actualidad. De los cuales, 190 son comercializados por el INS.

Otros actores se colaron en el mercado como Pan-American Life Insurance Group, Adisa, Mapfre y Qualitas, quienes engolosinaron a los asegurados con otros productos, condiciones y precios más bajos.

“Hemos logrado sobrevivir a la competencia, porque duplicamos el tamaño del INS y no es que hayamos perdido representación, sino que antes de la apertura, cubríamos el 90% del mercado (porque el otro 10% era mercado gris). Aprendimos a ser eficientes, a disminuir los precios y a dar un buen servicio. Las personas saben que nosotros sí pagamos y han tenido malas experiencias con otras empresas; por eso vuelven”, destacó Elían Villegas, presidente ejecutivo.

La entidad pasó de vender en el último año ¢508 mil millones a ¢561 mil millones, el monto más alto del total de pólizas comercializadas: ¢750 mil millones.

Otro de los aspectos que están beneficiando al INS es que los seguros dejaron de ser un lujo para convertirse en una necesidad para las personas y esto hace que la demanda crezca, ya la gente lo incluye en su presupuesto familiar anual y es más consciente de los beneficios.

“La evolución de la apertura ha sido buena y el mercado aún tiene mucho espacio para crecer de manera técnica y balanceada con un trato justo para el consumidor. Sin dejar de lado el patriotismo, el INS ofrece una buena condición de aseguramiento y cuando dejó atrás el monopolio pudo ampliar su oferta y dar el salto hacia la diferenciación del servicio”, aseguró Tomás Soley, superintendente de seguros.

Para este año, las operadoras estarán trabajando en el proyecto de seguros inclusivos, con el propósito de llegarles a las personas o sectores con menor poder adquisitivo.

Para ello, la Sugese promoverá una normativa que facilite la inclusión, siguiendo las buenas prácticas a través de la flexibilización de los procesos comerciales, pero sin descuidar la protección y el trato justo al cliente.


Ver comentarios