Enviar
Secuestrado del fútbol

Athim Rooper ni recibe paga de Pérez Zeledón, ni puede jugar con otro equipo

Cristian Williams
[email protected]

Días amargos los que está pasando el futbolista Athim Rooper, a quien Pérez Zeledón no quiere pagarle y la reglamentación de la Unafut le impide ir a otro equipo.
La historia consiste en que Puntarenas cedió el delantero en calidad de préstamo a Pérez Zeledón. Se hizo un contrato hasta mayo de 2009, pero el 17 de diciembre del año pasado los generaleños le indicaron a Rooper que no lo tenían en sus planes.
Hasta allí no había inconvenientes, ya que el futbolista esperaba que le cumplieran el contrato, pero la oferta de los generaleños resultó inaceptable.
“Ese mismo día me ofrecieron un finiquito, que era que me pagarían 15 días nada más y por supuesto que no lo acepté, ya que quedaban seis meses de relación, hay un contrato y se debe respetar”, aseguró el delantero.
Desde ese día, Rooper no ha recibido ni un cinco de parte de Pérez Zeledón, pero al existir un contrato vigente, el cual no se está cumpliendo, no puede vincularse a ningún otro equipo.
“Estoy secuestrado, no puedo hacer nada, los estatutos de la Unafut me niegan el derecho al trabajo, es un tema muy complicado. Lo que quiero es que no se me niegue el derecho a trabajar mientras se soluciona este conflicto, he tenido opciones en otros equipos, pero por reglamento no puedo hacer nada”, detalló Athim.
En principio se barajó la oportunidad de que regresara a Puntarenas, pero este equipo ya tenía armada la planilla para esta temporada.
“Estoy en un momento muy complicado. He mandado muchas cartas, ahora mis mejores amigas son las secretarias de la Unafut y del Tricoa debido a mi insistencia. Lo lamentable es que por el hecho de no llegar a un finiquito, que me perjudica, no se me permite trabajar”, amplió.
El delantero ha buscado de todas formas llegar a un final feliz en esta lamentable situación, ya que con ninguno de los diez equipos en los que ha jugado había tenido problemas y ahora hasta una demanda tuvo que presentar.
Un último esfuerzo por finiquitar se dio en estos días cuando Rooper les propuso a los generaleños que le cancelen lo que le deben hasta la fecha y se obvie lo que falta del contrato.
“Estos casos se dan siempre y generalmente el jugador termina perdiendo, aunque se tenga la razón. No quiero pelear más, lo que deseo es jugar, eso es lo que estoy buscando, pero también debo comer, no puedo vivir de nada, por suerte mi novia, amigos y ex compañeros me han ayudado”.
Desde el arranque de la temporada Athim tiene un acuerdo para vincularse a Ramonense, pero al no tener un acuerdo con los generaleños no se ha podido inscribir.
“La otra semana cierran las inscripciones y puedo perderme más de cuatro meses de torneo, como me sucedió con ofertas que tuve de El salvador, Estados Unidos y Guatemala, donde no me fui por resolver esta situación. Estoy varado por la reglamentación de Unafut”, cerró el futbolista.
Ver comentarios