Sector público excluye técnicos sin bachillerato
“Si el Colegio de Profesionales en Informática y Computación dice que solo bachilleres y licenciados pueden ejercer, los técnicos van a quedar en desventaja”, señaló Minor Rodríguez, presidente del INA.
Enviar

Empresas privadas absorben mayoría de los graduados

Sector público excluye técnicos sin bachillerato

Influyen criterios del Servicio Civil y de colegios profesionales

Aunque el Estado fomenta la educación técnica, lo cierto es que la mayoría de los graduados son absorbidos por la empresa privada.
Irónicamente, los grandes empleadores del sector público, incluyendo ministerios y sus dependencias, no admiten técnicos que no cuenten con el bachillerato.
La negativa a contratar personal sin educación diversificada aplica en el Régimen del Servicio Civil, el Instituto Nacional de Seguros y la Caja Costarricense de Seguro Social, entre otros.
“Para el nivel técnico se pide el bachillerato de colegio, además del segundo año de carrera o tercer año hasta para un puesto de oficinista”, dijo María Delia Leiva, del Área de Salarios e Incentivos del Servicio Civil.

201411162238550.n33.jpg
En este caso, las únicas ocupaciones que no requieren el bachillerato son para puestos de nivel operativo, como misceláneos, oficiales de seguridad, asistentes de cocina y trabajadores de imprenta.
A nivel público desconfían de la educación técnica, que se entiende como cursos libres, que carecen de regulación, donde no se incluyen los diplomados.
“Nosotros vamos a enviar una circular para indicar a las instituciones que solo se admitirán técnicos con aval de una institución competente porque hay mucha oferta a la libre”, agregó Leiva.
El 60% de los empleados públicos está adscrito al Servicio Civil y representa unos 100 mil trabajadores.
En el caso de la Caja, la institución ha estado capacitando a su propio personal técnico, desde los asistentes en radioterapia, hasta quienes se encargan de tomar los datos al paciente.
Actualmente, la institución busca otra salida porque existe claridad de que la actividad primordial del Seguro Social no es la enseñanza.
“Hay una oferta de título por todo lado. Nosotros como empleadores no tenemos un parámetro que nos diga si alguien es bueno o malo”, indicó Óscar Ramírez, de la Dirección de Recursos Humanos de la Caja.
Uno de los argumentos del sector público es que cuenta con programas como “Empleate” del Ministerio de Trabajo, que ofrece empleo a personas con una escolaridad de hasta noveno año.
No obstante, la intermediación se hace pensando en la empresa privada, reconoció Andrés Romero, director de Política de Empleo.
De las 30 mil personas que están incluidas en esta base de datos para empleadores, solo el 20% tiene bachillerato.
“Es una base amplia, hay puestos que no necesitan requisitos académicos. Estamos trabajando con el Ministerio de Educación Pública para que la gente tenga acceso a servicios de educación porque conforme mejor es el perfil, mejor el puesto”, señaló Romero.
En el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) sienten que tienen las condiciones para autorizar el funcionamiento de otros centros de enseñanza técnica, no obstante, no lo hacen por un criterio de la Procuraduría General de la República.
En el caso del INA, el bachillerato no se exige como requisito para la mayoría de los programas, porque hasta ahora ningún graduado se ha quejado de que no consigue trabajo.
Un tema que preocupa es el de los colegios profesionales, esto porque sus requisitos de incorporación influyen de alguna forma en las políticas de contratación de los empleadores.
“Si el Colegio de Profesionales en Informática y Computación dice que solo bachilleres y licenciados pueden ejercer, los técnicos van a quedar en desventaja. Para nosotros, ese proyecto de ley riñe con los objetivos del instituto, no sé si cuando se crearon otros colegios profesionales habrán mandado a consultar”, señaló Minor Rodríguez, presidente del INA.

 

María Siu Lanzas
[email protected]

 

Ver comentarios