Sector biotecnológico sufre una ola de quiebras por la crisis
Enviar
Sector biotecnológico sufre una ola de quiebras por la crisis


Massachetts La crisis económica global redujo el financiamiento de las empresas de biotecnología al nivel más bajo en 10 años, lo cual desencadenó quiebras y amenaza el desarrollo de medicamentos basados en avances biomédicos.
En el curso del último mes por lo menos cinco empresas de biotecnología presentaron la quiebra, según comunicados de las compañías, y otras pueden correr una suerte similar. Las que corren mayor riesgo tienen compuestos experimentales que están avanzando a la costosa fase de investigación humana. Peptimmune Inc., una firma que tiene seis años, dice que hace un gran esfuerzo por pagar las pruebas clínicas de su alentador medicamento para el tratamiento de la esclerosis múltiple.

La suma que recaudaron este año las empresas biotecnológicas cayó a $9.700 millones hasta septiembre inclusive, un 54 %, en comparación con el mismo período de 2007, según Burrill & Co., un banco de inversión de ciencias médicas de San Francisco. Eso puede significar que el trabajo en decenas de posibles tratamientos quedará estancado o se suspenderá en momentos en que las compañías despiden empleados y postergan proyectos de investigación, dijeron inversores y ejecutivos de la industria.
“Estamos con el agua al cuello”, dijo en una entrevista el máximo responsable ejecutivo de Peptimmune, Thomas Mathers. La empresa de Cambridge, estado de Massachetts, redujo su personal a menos de la mitad y conservó 22 personas, se trasladó a oficinas más pequeñas para conservar los $6,5 millones y posterga la investigación de nuevos medicamentos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson, dijo Mathers.
Las empresas de biotecnología de los Estados Unidos recaudan menos dinero que hace 10 años, según Burrill, que sigue la inversión en el sector de las ciencias médicas. El financiamiento cayó a $8.200 millones hasta septiembre inclusive, mientras que había sido de $17.900 millones el año pasado. El financiamiento de capital empresario se redujo un 16 %, a $2.900 millones.
“Por primera vez en la historia del sector biotecnológico se verá un nivel muy elevado de quiebras y disoluciones”, dijo David Strupp, director gerente del grupo de ciencias médicas de Canaccord Adams, un banco de inversión e investigación de Nueva York. “Eso va a suceder en los próximos seis a nueve meses”.
Las quiebras han sido algo inusual en el sector de biotecnología porque las compañías en problemas a menudo sorteaban las dificultades mediante fusiones, licencias o acuerdos de desarrollo, así como por medio de inversores dispuestos a realizar inyecciones de efectivo, dijo Strupp en una entrevista.
En la actualidad, son muchas las compañías que “no logran salir adelante”, dijo Strupp. “Wall Street no las financia y la industria farmacéutica no puede comprarlas todas. Siguen trabajando sin la posibilidad de que se las salve”.

Ver comentarios