Enviar
Sebastián Piñera entra en lista Forbes
Con $1 mil millones es el primer latinoamericano y el decimoquinto en la lista que enumera a los ricos más poderosos del mundo

Nueva York
EFE

Sebastián Piñera, presidente electo de Chile, se ha hecho un hueco en la lista de millonarios más poderosos del mundo que elabora anualmente la publicación estadounidense Forbes, encabezada este año por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.
Piñera, cuya fortuna fue cifrada en mil millones de dólares por la misma revista en marzo de 2009, es el primer suramericano que aparece en la lista de este año, ocupando el puesto décimo quinto, detalló Forbes en su página web.
La fortuna de Piñera no sólo ha sido uno de sus principales apoyos para conseguir la presidencia, sino que ha visto cómo, tras su elección, el pasado 17 de enero, las acciones de su sociedad de inversión Axxion, a través de la que controla el 19,03% de la aerolínea LAN, han duplicado su valor en bolsa.
El presidente electo de Chile, que formará el primer Gobierno de derecha del país desde la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), tiene como uno de sus máximos retos “desarrollar la economía de mercado en su país y crear un millón de nuevos empleos”, según Forbes.
Piñera no es el único personaje de la lista en que fortuna y aspiraciones políticas se mezclan, ya que Forbes ha incluido también a otros dirigentes como Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, o Silvio Berlusconi, primer ministro de Italia.
En este sentido, la publicación destaca cómo Piñera y Bloomberg han hecho uso de la figura del fideicomiso ciego (gestionado por administradores anónimos desconocidos por el propietario mientras ejerce su carrera política) para evitar que se les atribuyan posibles conflictos de intereses.
Bloomberg, situado en primera posición de la lista, es dueño de una fortuna de $17.5 mil millones y del 88% de la empresa de comunicación Bloomberg, que incluye un servicio de noticias, cadenas de televisión por cable, emisoras de radios y revistas.
Forbes explica en su web que desde 2002 el alcalde de Nueva York no sólo influye con su fortuna, sino también con su legislación, como muestra el hecho de que “su prohibición de fumar en espacios cerrados haya sido imitada en otras ciudades en el mundo”.
Dentro de las fronteras europeas, el polémico Berlusconi se alza con la segunda posición del ránking de los ricos más poderosos del mundo.
El primer ministro italiano amasa una fortuna de $6.5 mil millones diseminada entre medios de comunicación, bancos y equipos de fútbol, y, según Forbes, se autoproclama “el jesucristo de los políticos italianos”.
Unos cuantos puestos más abajo, en el décimo octavo, se encuentra uno de los nombres más influyentes dentro del mundo de la tecnología, Steve Jobs, consejero delegado y cofundador de Apple.
Con la presentación del ordenador plano iPad la semana pasada, que espera revolucionar el mundo editorial, Jobs ha demostrado el gran impacto mediático de Apple en el mundo de la comunicación.
El cofundador de la empresa informática ha transformado cada uno de los campos que ha tocado, desde la animación con Pixar, hasta los “smartphones” con el iPhone y la reproducción musical con el iPod.
Entre los personajes que este año pierden puestos en la lista de los más poderosos destacan Oprah Winfrey y el oligarca ruso Roman Abramovich.
Ver comentarios