Enviar
Lunes 1 Febrero, 2010

Seamos el país más verde en 2014

Costa Rica obtuvo la posición número tres entre 163 países en el índice de desempeño ambiental creado por expertos ambientales de las universidades de Yale y Columbia. Este ranking, publicado cada dos años, se presentó el jueves pasado en el Foro Económico Mundial de Davos.
Islandia obtuvo el primer lugar y Suiza el segundo.
Cada país tiene sus fortalezas y debilidades. Costa Rica goza de una posición privilegiada por sus esfuerzos en proteger bosques. Colombia ocupa la posición diez por sus logros en el transporte público masivo. Dinamarca, un país conocido por sus logros ambientales, ocupó la posición 32 por problemas asociados con su industria de pesca.
Para entender el desempeño de los países, hay que meterse en los detalles del ranking. Cada país acumula puntos por su desempeño en 25 indicadores que están divididos en diez categorías de políticas ambientales. Estas categorías se dividen en dos objetivos globales: la salud ambiental y la vitalidad de los ecosistemas.
Dentro del objetivo de la salud ambiental, se evalúa la carga de enfermedades humanas provenientes de la contaminación ambiental y de la polución de aguas y aire. En esta categoría, Costa Rica está bastante bien.
En el objetivo de vitalidad de ecosistemas, Costa Rica obtiene buenas notas en 13 de los 20 indicadores. No alcanzamos 60 de los 100 puntos posibles en tres indicadores asociados con la contaminación del aire, en dos indicadores asociados con los gases de efecto invernadero, en el indicador de la contaminación hídrica y el de la protección de biodiversidad en las áreas marítimas.
La metodología del ranking de este año ha cambiado con relación a las de 2006 y de 2008, donde Costa Rica logró las posiciones 15 y cinco respectivamente.
En el ranking 2010, el cambio climático representa un 25% de los puntos totales. En 2006, el cambio climático no se evaluaba directamente. Para el futuro, se puede esperar que los indicadores asociados con el cambio climático van a continuar a incrementar de peso.
No hay duda que podemos ser el número uno en este prestigioso ranking. Para eso, tenemos que mejorar en los indicadores que más nos bajaron puntos.
El desafío clave para nuestro país, representando un 16% del valor total de puntos, va ser reducir el uso de combustibles fósiles.
Costa Rica está dotado con un potencial espectacular de energía renovable; aprovechémosla para el transporte, las industrias y la generación de electricidad.
Sanitación de las aguas negras antes de descargarlas a los ríos es indispensable y mejoraríamos en una categoría que representa el 2% de nuestra puntuación total.
Y finalmente, aunque solo representa el 1% de la puntuación, la categoría en la que el país sale peor es la protección de áreas marinas. Recibimos solo 19 de los 100 puntos posibles en esta categoría. Hay que comenzar a proteger nuestra biodiversidad marítima como lo hacemos con los bosques tropicales.
Seamos el país más verde. Sabemos lo que hay que hacer y tenemos mucho que ganar. Si la próxima administración se enfoca en esta meta, podríamos estar celebrando un gran éxito para las elecciones de 2014. Para más información sobre el ranking, visite: http://epi.yale.edu

Roberto Jiménez Chaves
Ingeniero ambiental - Administración de negocios
Yale University