Enviar
Se estanca economía brasileña

La economía brasileña, la primera de América Latina y la séptima mundial, se estancó prácticamente de enero a marzo de este año con un crecimiento de sólo dos décimas, muy por abajo de lo esperado por el Gobierno y los economistas, según datos oficiales publicados el viernes.
El crecimiento del 0,2% del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer trimestre del año en comparación con el último de 2011 fue inferior a las últimas previsiones de los economistas de instituciones públicas y privadas, que esperaban una expansión de entre el 0,3 y el 0,5%.
El resultado decepcionante dejó el crecimiento económico de los últimos cuatro trimestres en el 1,9%, más de cuatro puntos porcentuales por debajo del 6,3% registrado entre abril de 2010 y marzo de 2011.
Las cifras divulgadas por el Gobierno confirmaron la tendencia de desaceleración de la economía brasileña y obligaron a los analistas del mercado a reducir sus previsiones de crecimiento para 2012, que la semana pasada estaban, en promedio, en el 2,99 por ciento.
Según el economista Luis Otávio Leal, analista del banco ABC Brasil, las proyecciones estaban entre el 2,8 y el 3,0% pero ahora no se puede esperar algo más que el 2,7 por ciento.
"El PIB del primer trimestre no despegó y nuestra proyección de crecimiento del 2,3% en 2012, considerada antes pesimista, parece ahora optimista y vamos a revisarla la próxima semana", dijo a Efe el economista Andre Guilherme Perfeito, analista de la firma Gradual Investimentos.
El propio ministro de Hacienda, Guido Mantega, reconoció recientemente que el Gobierno espera ahora una expansión de cerca del 3,5% tras haber proyectado inicialmente una meta del 4,5%.
En cualquier caso, el resultado estará lejos de la recuperación prevista por el Gobierno para este año tras la desaceleración registrada el año pasado.
La economía brasileña creció un 7,5% en 2010, su mayor expansión en un cuarto de siglo, pero se desaceleró hasta el 2,7% en 2011 como consecuencia, entre otros factores, de la crisis económica mundial.
Tras haberse contraído un 0,1% en el tercer trimestre del año pasado frente al segundo, la economía sólo creció 0,2 en el último trimestre de 2011 y mantuvo ese ritmo en los tres primeros meses de 2012.
Los números son peores cuando se les compara con los del mismo período del año pasado pues la economía sólo creció 0,8% en el primer trimestre frente a los tres primeros meses de 2011, tras haberse expandido 2,7% en el cuarto trimestre y 3,2% en el tercero.
En la comparación con el mismo período del año anterior, el resultado divulgado fue el peor desde el cuarto trimestre de 2008, cuando la economía se encogió un 1,70%.
Al bajo crecimiento del primer trimestre contribuyeron la desaceleración de la industria (1,7%), el retroceso de la agropecuaria (-7,2%) y la menor expansión del consumo de las familias (1%).
"Lo más sorprendente fue el resultado del sector agropecuario, con una fuerte caída por problemas en la producción de soja y arroz. El desempeño moderado de la industria ya era esperado", según el economista Rafael Baccioti, analista de la consultoría Tendencias.
La industria es el sector más afectado por la crisis internacional debido a la caída de la demanda de productos brasileños en el exterior.
"El consumo de las familias es el que viene sustentando el crecimiento de la economía brasileña, pero está estancado, como quedó constatado por el desempeño de las ventas de Navidad", aseguró Carlos Thadeu de Freitas, economista jefe de la Confederación Nacional del Comercio.
Según Freitas, los incentivos al consumo y a la industria anunciados por el Gobierno en los últimos meses, especialmente la exención de impuestos para diferentes sectores, sólo comenzarán a reflejarse en la economía en el segundo semestre.

Río de Janeiro/EFE
Ver comentarios