Enviar
Tres operadoras manejan el 75% del negocio
Se concentran pensiones

BCR Pensiones inició el trámite para adquirir INS-Pensiones, que, de avalarse, dejaría a los afiliados con seis opciones

El negocio de la administración de las pensiones complementarias está concentrado en tres de las seis Operadoras de Pensión Complementaria (OPC). Estas manejan el 75% de los activos de la industria.
La balanza terminó de inclinarla la adquisición de INS Pensiones por parte de BCR Pensiones. Con esta operación, la última suma un 2% en su cuota de participación en este negocio.
Lo importante es que la brecha entre los líderes y las operadoras de menor tamaño es cada vez más estrecha.
El mercado estuvo constituido por diez empresas. La primera en salir del negocio fue Cuscatlán; luego Interfin se fusionó con Banex (IBP Pensiones) en 2008, y esta fue adquirida por Popular Pensiones en 2010. A estas se sumaría esta operación.
La fusión aún está en estudio, ya que lo anunciado es la intención de las partes. Existe un acuerdo avalado por ambas juntas directivas, y el trámite queda a la espera del visto bueno de la Superintendencia de Pensiones y la Comisión para la Promoción de la Competencia, del Ministerio de Economía.
“El proceso inició desde el año pasado, de momento no puedo adelantar un monto de compra. Lo que estamos haciendo es hacer público el acuerdo de comprar el 100% de las acciones y esperamos concluir la negociación en los próximos meses”, adujo Mauricio Rojas, gerente de BCR Pensiones, quien agregó que el tema de volumen es vital en cualquier negocio financiero.
“El poder de administrar cuentas individuales tiene un costo elevado, para lo cual se ocupa un volumen importante. La población económicamente activa era de 1,4 millones, cantidad pequeña para que diez operadoras compitieran”, aseveró Rojas.
La comisión máxima permitida para estos fondos era del 1,10% sobre el saldo ahorrado por el afiliado al cierre del año anterior. El porcentaje baja al 0,70% en 2014 y hasta llegar a 0,35% a 2020.
La OPC de la Caja es la que maneja el menor volumen de afiliados, pero no puede venderse por ley. En el caso de Vida Plena, ambas manejan un margen operativo positivo que les asegura de momento su continuidad en el negocio.
“Efectivamente la regulación ha establecido una serie de montos máximos que se pueden cobrar a los afiliados, lo cual ha hecho que las instituciones que no alcancen determinados niveles de eficiencia o volumen, se vean obligadas a la búsqueda de fusiones”, adujo Alejandro Solórzano, gerente general de Vida Plena Pensiones.
Esta situación no se traduce en un perjuicio para el afiliado, pues aún habría seis operadores para escoger y con características diferentes, respondió Mauricio Avila, intendente de pensiones.
Esta versión es compartida por otro de los contendientes que ha tenido crecimiento como es el caso de BAC Pensiones, que luego de ser una de las más pequeñas de la industria, hoy administra más del 10% de los activos y en el largo plazo espera acercar sus números al de los líderes.
“Somos los más rentables, tenemos índices de eficiencia que auguran la continuidad del negocio. Tanto la junta directiva como el CEO del grupo tienen el compromiso con la OPC”, manifestó José Manuel Arias, gerente de la subsidiaria.
La posibilidad de adquirir una OPC está descartada, la junta directiva analizó esa posibilidad sin llegar a consenso, al considerar exitoso el esquema actual.
La Superintendencia tiene 45 días para resolver esta solicitud de fusión, que será examinada también por el Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero.

Bernal Rodríguez
Daniel Chacón
[email protected]
[email protected]
Ver comentarios