Se complica apertura al comercio en Las Tablillas
Enviar

El puesto fronterizo de Las Tablillas, que agilizaría el comercio entre Costa Rica y el resto de la región centroamericana, tendrá que esperar su plena apertura hasta finales de 2018, año en que estaría construida la instalación definitiva y la reparación de la carretera.
Por el momento, el paso está abierto parcialmente para turistas y vehículos livianos, mientras que el comercio está limitado a un permiso para que camiones con naranja puedan ingresar al país. En ciertos periodos entran hasta 20 contenedores a la semana.
Además de la falta de una aduana con todos los servicios, otro gran problema lo representa la infraestructura vial, donde existen 78 kilómetros entre Las Tablillas y el cruce de Muelle, que deben ser rehabilitados para el paso de vehículos pesados.
Los trabajos incluirían ensanchamientos de algunos puentes y una vía alterna que evite el tránsito de los vehículos en la localidad de Muelle.
“No tenemos en este momento las condiciones viales para desviar una cantidad masiva de vehículos pesados a través de las rutas del norte. Nos complica y limita mucho cualquier paso que queramos dar sobre la expansión de Tablillas”, dijo Alexander Mora, ministro de Comercio Exterior.
Habría planes de diseño de la vía, explicó Mora, pero se desconoce si las reparaciones se incluirán en el presupuesto del MOPT del próximo año.
En cuanto a la reconstrucción de la nueva aduana, todavía se está a la espera de que la Asamblea Legislativa apruebe un préstamo de $100 millones, que dará el BID, para acondicionar todos los puestos fronterizos terrestres.
La aprobación depende de que junto con el proyecto se envíe el texto del contrato, el cual estaría listo en los próximos días.
Las Tablillas contaría con todos los servicios necesarios que se requieren para el transporte de mercadería.
El puesto no solo beneficiaría el comercio con el resto de la región centroamericana, sino también a los nicaragüenses, que actualmente no tienen un puerto en el Caribe para exportar sus productos.
Los empresarios deben pagar un promedio de $1.000 por cada contenedor que envían a los puertos de Costa Rica y Honduras. El paso por Las Tablillas les ahorraría cerca de 200 kilómetros, lo cual tendría un impacto en el gasto de combustible.
Las exportaciones nicaragüenses han aumentado considerablemente, en un nivel de cinco veces en los últimos diez años, dijo José Adán Aguerrí, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada de Nicaragua.
Existen planes para la construcción de una terminal en Puerto Cabezas, Nicaragua, pero Aguerrí confirmó que se trata de un proyecto a largo plazo.

201602012158090.recuadro-8.gif


Ver comentarios