Enviar
Se acabó la dictadura
Federer venció a Djokovic, acabó con su invicto y disputará la final del Roland Garros ante Nadal


Una racha de 43 victorias consecutivas llegó a su fin el viernes para el serbio Novak Djokovic en manos del suizo Roger Federer, que lo superó en cuatro sets, 7-6 (5), 6-3, 3-6 y 7-6 (5), en tres horas y 39 minutos de partido.
Federer, que había sido el último en ganar a Djokovic, el año pasado en las semifinales de la Copa Masters en Londres, no solo rompió el invicto, sino que evitó que el serbio arribara a número uno del mundo, algo que todavía puede alcanzar desde su silla como espectador, si Federer vence a Rafael Nadal en la final.
Rafa ganó el derecho al otro puesto en la final tras vencer al británico Andy Murray por 6-4, 7-5 y 6-4, para alcanzar su sexta final en París y depende de él, para conservarse como el número uno del mundo, tras 98 semanas al frente de la clasificación mundial.
En su juego ante el serbio, a Federer se le vio corriendo como nunca, motivado especialmente para este duelo, después de perder tres veces este año contra Djokovic, salvó dos puntos de set en el primer parcial (4-5) para forzar el desempate y ganar ahí por 7-6 (5).
Federer también ganó el segundo set después de que el serbio levantase cinco puntos de sets con su servicio (5-2), pero Federer confirmó luego con el suyo.
Djokovic resucitó en el tercer set dispuesto a no dejar ir el invicto con blanqueada y aferrado a las estadísticas que marcaban que él solo había perdido un partido a cinco sets después de ceder los dos primeros.
El serbio rompió el servicio de Federer en el noveno juego del cuarto set (5-4) tras una doble falta y un golpe con el marco de la raqueta, y se dispuso a servir para nivelar la contienda, pero el mejor Federer apareció entonces, para enviarle un revés paralelo impecable, y romperle después (5-5).
El desempate decidió el encuentro y allí el servicio de Federer fue pieza clave.
“No tengo nada que lamentar, nunca miro atrás, no sirve de nada lamentarse, llorar”, dijo el serbio.
Por su parte Federer, quien obtuvo sin duda su principal triunfo de la temporada, expresó estar muy contento con su juego y sentirse y moverse bien.
“La clave fue quedarme con él, física y mentalmente y no tener miedo de entrar en los intercambios”, añadió el suizo, que jugará este domingo la final ante Nadal.

Luis Rojas y EFE
[email protected]
Ver comentarios