Logo La República

Jueves, 21 de noviembre de 2019



FORO DE LECTORES


Se acaba el tiempo: la reactivación es ahora

Jonathan Prendas [email protected] | Lunes 04 noviembre, 2019

prendas

El crecimiento de la economía de Costa Rica bajó a 1,6% en el primer semestre de este año. El Índice Mensual de Actividad Económica de junio reveló además que la construcción acumula meses de desaceleración continua y en ese mes registró una caída de 14,3%, mientras que el comercio llevaba a esa fecha ocho meses de contracción. La población desempleada aumentó a 11,9%, es decir, afecta a 296 mil personas.

Con ese panorama, reactivar la economía debe ser una prioridad que puede ser abordada desde diferentes flancos. Con este propósito presenté en la Asamblea Legislativa un proyecto de ley para usar 400 mil millones de colones que actualmente están disponibles en la Banca para el Desarrollo, para ayudar a las pymes a avanzar.

Las pequeñas y medianas empresas representan el 97% del parque empresarial en Costa Rica, por lo que su mejora tendrá un efecto directo en la reactivación. Pensando en ellas, debería declararse una amnistía de cargas sociales para las pymes que estén registradas en el MEIC.

El país puede dar otros pasos que no dependen de la aprobación de leyes, como dotar de infraestructura y equipo tecnológico (escáneres) adecuado a los puestos fronterizos así como activar los fondos de Fonatel, pues solo se han empleado $34 millones de los $330 millones acumulados desde su creación.

A nivel bancario, el Ejecutivo tiene la potestad de ordenar a los bancos públicos que reduzcan las comisiones de datáfonos y las tasas de las tarjetas de crédito, además de promover una disminución en las cargas parafiscales de la banca que disminuirían los costos financieros de los préstamos.

Es crítico mejorar los precios del combustible y la electricidad, lo cual incluye modificar las condiciones en la venta de la energía producida por particulares. En cuanto a la construcción de obra pública, un factor determinante para dinamizar las economías, nuestro país no debe enfocarse únicamente en las concesiones para construir infraestructura; es tiempo de favorecer las alianzas público-privadas para eliminar el rezago en el que se encuentran nuestras carreteras y puertos.

En Costa Rica urge una reforma al Estado para reducir su tamaño, hacerlo más eficiente y lograr un equilibrio en las finanzas. Las pérdidas asfixian a la mayoría de estas empresas estatales: a manera de ejemplo, solo seis de ellas tuvieron números rojos por 298 mil millones en el 2018. Esta política debe ir acompañada por el control permanente de los gastos en el sector público y la creación de una verdadera evaluación de desempeño de los funcionarios, enlazada con los principios de productividad, reactivación y eficiencia.

A mediano plazo es necesario ajustar la educación pública a las necesidades del mercado. Aunque las autoridades conocen que las ingenierías y las tecnologías son las carreras que el país necesita, las universidades siguen graduando profesionales en áreas con escaso futuro y muy alejadas de las metas de atracción de la inversión extranjera y crecimiento de la economía.

El país necesita tomar medidas urgentes para revertir los indicadores económicos negativos. Pero la reactivación es ahora, Costa Rica no puede perder más tiempo.






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.