Sarkozy impulsa reforma monetaria internacional
Enviar
Sarkozy impulsa reforma monetaria internacional

El presidente galo Nicolas Sarkozy, pidió ayer un calendario para una internacionalización de las principales divisas mundiales en la que se incluya el yuan, durante un seminario del G20 en la ciudad china de Nankín (Nanjing).
"Debemos acompañar la internacionalización ineluctable de las grandes divisas mundiales. No se trata de poner en duda el papel eminente del dólar o del euro, que deben ser monedas estables", matizó el dignatario francés en la sesión inaugural del seminario.

El galo pidió durante el encuentro informal, que reúne a ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del grupo, que el yuan esté incluido en los Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI), compuesto en la actualidad por el dólar, el euro, la libra esterlina y el yen.
Los DEG son un activo de reserva internacional creado por los miembros del FMI en 1969 y para los que la presidencia francesa del G20 ambiciona un mayor papel en la economía mundial.
"Ha llegado el momento de pensar en un calendario para ampliar la cesta de los DEG con las monedas de las nuevas potencias emergentes, como el yuan, que puede conquistar un mayor papel en el sistema monetario internacional, para reflejar la pujanza económica y política de China", propuso Sarkozy.
De esta forma, el líder galo intenta avanzar en su ambiciosa agenda para la presidencia de turno del G20, con la que intenta independizar el sistema monetario internacional de la volatilidad de monedas de referencia como el dólar.
Los grandes países emergentes del G20 representan una cuarta parte de la economía mundial, prosiguió Sarkozy, "en diez años, su peso se habrá duplicado. El mundo de hoy es multipolar. Por eso he decidido celebrar este seminario en China, cuya fantástica evolución es un ejemplo del cambio de basculación en el mundo".
En su encuentro con su homólogo chino, Hu Jintao, en la tarde del miércoles, el dirigente asiático expresó a Sarkozy su ambición de internacionalizar el yuan a medio plazo, lo que indica divergencias entre París y Pekín para implantar un calendario.
Con el objetivo de lograr el apoyo chino, Sarkozy cedió el miércolesen su presión habitual para que Pekín revalúe su moneda, y frene así la avalancha de exportaciones baratas chinas en Europa o Estados Unidos, algo que China descartó incluir en la agenda de este seminario académico e informal.
Otro de los puntos fuertes del programa francés del G20 es el control de los flujos de capital especulativo, para lo cual Sarkozy pidió que el FMI aumente su poder con el fin de vigilar y hacer recomendaciones a los países sobre sus desequilibrios por cuenta de pagos.
Con esta decisión, se evitarían riesgos de guerras de divisas, aseguró.
No obstante, a medida que transcurren los meses desde que en noviembre Francia asumió la presidencia de turno, el optimismo sobre la posibilidad de que el dirigente galo pueda cumplir con su ambiciosa agenda para el G20 se va desinflando.


Nankín (China)

Ver comentarios