Enviar
Firma se expandirá con la construcción de centrales de generación de energía en Costa Rica, Nicaragua y Panamá
SARET apuesta al crecimiento en el área eléctrica

• Grupo se prepara a lo interno para luego salir a la búsqueda de un socio experimentado en la industria
• Firma deberá enfrentar competencia de gigantes europeas como ENEL de Italia y la española Unión Fenosa

Karen Retana
[email protected]

Grupo Corporativo SARET dirigirá sus esfuerzos a convertirse en uno de los principales jugadores en el desarrollo de proyectos de generación de energía en Centroamérica.
La compañía planea la construcción de varias plantas en el sur del país, en el norte de Panamá y en Nicaragua, a través de su unidad de negocio SARET Sistemas de Energía.
Sin embargo, el grupo costarricense es consciente de que para el cumplimiento de sus expectativas deberá enfrentar la fuerte competencia de multinacionales de energía como la italiana Enel, con proyectos en Guatemala, El Salvador, Brasil, Chile y Nicaragua; y en Costa Rica con la planta hidroeléctrica Don Pedro, Molinos del Viento del Arenal y Río Volcán, las tres operadas por el Instituto Costarricense de Electricidad.
Otro rival importante es el grupo español Unión FENOSA con presencia en 14 países. En el mercado local ha instalado 14 megavatios, de acuerdo con su sitio en Internet.
Ante este panorama, Grupo SARET apuesta por la cautela y antes de dar un paso en falso, eligió entrar en un proceso de preparación a nivel de la organización para posteriormente buscar una alianza con una empresa de peso en este sector, la cual le permita enfrentar a sus oponentes.
Actualmente existen varias propuestas de firmas europeas y norteamericanas para evaluar la alianza.
Una de las ventajas que SARET espera explotar para asegurarse el éxito es el conocimiento del mercado latinoamericano, ya que la firma ha desarrollado en los últimos 15 años varias plantas en México, Nicaragua, Panamá y Costa Rica. Estas obras consisten en la creación de proyectos que permiten la generación de energía a través de la utilización de recursos renovables o por medio de hidrocarburos.
“De esta forma se aprovecha el potencial de los recursos naturales de cada país en la generación de energía hidroeléctrica, eólica y geotérmica, que da paso a un desarrollo energético sostenible o basado en combustibles fósiles para la producción de energía”, sostuvo Miguel Ramírez, director ejecutivo de Grupo Corporativo SARET.
El ejecutivo comentó que otra de las fortalezas es ser una las empresas con mayor cantidad de plantas de generación en la región, al instalar 628 megavatios.
En Costa Rica SARET tiene participación accionaria en diversos proyectos que venden energía a los sistemas de distribución de varios países, tal como el Proyecto Hidroeléctrico Doña Julia, El General y Platanar, así como el proyecto Biotérmico Río Azul, este último con una inversión aproximada a los $5 millones.
Además de la competencia, el monopolio del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) es otra de las circunstancias que frena las aspiraciones de la compañía, de eliminarse esta condición el grupo podría instalar más megavatios de los que tiene a la fecha.
Es así como la búsqueda de nuevos mercados se convierte en una alternativa. Sin embargo, Ramírez reconoció que cada vez que el ICE llama a un concurso público, la empresa presenta sus proyectos como alternativas.
Aunque el negocio de energía es el de mayor importancia para la compañía, SARET toma sus previsiones y ante una eventual época de “vacas flacas”, ha decidido diversificarse en otro tipo de negocios como en el sector de la construcción, metalmecánica, maquinaria y equipo, mercado inmobiliario y administración de parques industriales.





Ver comentarios