Logo La República

Miércoles, 25 de mayo de 2022



NOTA DE TANO


Saprissa es un moribundo

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Martes 26 abril, 2022

El gen ganador no habita en una gran parte de la plantilla morada

En Guápiles al Saprissa le han dado los santos óleos. Ni ganando los 18 puntos restantes asegura clasificación, pues dependería de una caída masiva de los 10 equipos que tiene por delante.

Con un 33% de rendimiento, empatado en puntos con el colero, el equipo morado destiñe y muestra su imagen histórica más sonrojante. Nunca la Liga duplicó la puntuación de su archirrival, habitante extraño de su otrora imbatible Cueva.

El técnico, Jeaustin Campos, hace cuatro meses levantó el cetro con el Herediano, al que llegó también como emergente, se montó en un rally ganador y no paró hasta ganar la copa. ¿Por qué no ha podido influir de la misma manera en Saprissa?

Lea más: No es casualidad ganar siete títulos de 16 torneos: Juan Carlos Rojas

Porque no hay en ese camerino material para revertir el decadente nivel demostrado desde hace rato, incluyendo las engañosas dos últimas finales. A ellas llegó tras colarse en el cuarto puesto y por goles de diferencia respecto al quinto.

¿Cómo ganó Mauricio Wright la final a Andrés Carevic? Ese es un misterio para el que la ciencia no tiene aun respuesta. Habría que extraerle ADN al Monstruo, para ver si en esa sangre morada realmente habita un gen ganador, capaz de generar los procesos químicos mas revulsivos en la cabeza y el corazón de los jugadores del Sapri.

Lo cierto es que ese título, seguido de un subcampeonato también impensado, son los culpables de su actualidad tenebrosa. Porque pusieron una venda a la dirigencia que le impidió ver la falta de talento joven en un equipo de estrellas veteranas, condenadas a llevar el peso de las grandes batallas.

Lea más: “Mensaje a los jóvenes es hagan lo que quieran”: Fonseca sobre capitanes morados en concierto

O tal vez son las finanzas las que han nublado el horizonte de Juan Carlos Rojas y demás socios morados. La solución de optar por fichajes baratos, o no a la altura de la historia del Saprissa, ha provocado que sea insuficiente el aporte de los históricos con su colección de títulos y epopeyas.

La penitencia actual de Saprissa es la sumatoria de los pecados coleccionados en los últimos años. Desde la contratación de técnicos apagafuegos, la pérdida del poder adquisitivo en el mercado de fichajes, el rezago en infraestructura deportiva o la poca credibilidad generada desde los puestos directivos.

Por todo eso y mucho más, Saprissa es un moribundo. Solo falta saber el día oficial de su defunción.

NOTAS ANTERIORES








© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.