Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Entrevista especial

Sandra Cauffman: “Si los ejemplos son solo hombres, difícilmente las niñas estudiarán ingenierías”

País impulsa carreras STEM entre las mujeres

Jeffry Garza [email protected] | Martes 16 octubre, 2018

Sandra Cauffman sentada en unas escaleras
Sandra Cauffman es directora adjunta de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA. Archivo/La República


En 2014 se graduaron 1.400 hombres más que mujeres en carreras afines a la ciencia y tecnología, de acuerdo con el último informe Estado de la Nación.

Esa brecha, que afecta la distribución de ingresos y el acceso a los puestos gerenciales en el sector, es la que busca disminuir el país con programas de promoción impulsados desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, así como desde las empresas privadas.

Sandra Cauffman, quizá la más destacada ingeniera en la historia de Costa Rica, contó que hasta ella misma sufrió discriminación por género en su camino a la cima: la NASA.

Desde una fundación, Cauffman apoya que las niñas estudien carreras afines a Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés)

La destacada ingeniera estuvo en el país la semana anterior para ofrecer una charla en la Universidad San Marcos, donde conversó con LA REPÚBLICA sobre la promoción de las carreras STEM.

¿Cuándo es el momento ideal en la vida de una mujer para promover las carreras STEM?

Hay que ir metiendo la semilla cuando estén chiquitas porque quizá en el colegio ya sea un poco tarde, porque tienen ya otras ideas y se emocionan menos.

Se debe motivar a que sigan las carreras de STEM y que entiendan su importancia para la sociedad.

¿Por qué hay tanta disparidad de género en estas carreras?

Las niñas no pueden ser lo que no pueden ver. Hay que ponerles enfrente mujeres que han podido romper esas barreras, cursando carreras STEM; que las puedan ver, tocar, hacerles preguntas, eso es lo que las va a motivar para seguir adelante.

Si los ejemplos a seguir esta carrera siguen siendo solo hombres, difícilmente las niñas se motiven.

¿Sufrió discriminación usted cuando estudió ingenierías?

Por supuesto. Cuando yo empecé en la UCR no me dejaron estudiar ingeniería eléctrica porque era mujer y no había más mujeres en el programa.

Donde sí había mujeres era en ingeniería industrial y tuve que meterme a estudiar eso y pasé siete meses en una carrera que odiaba.

Por eso me fui para Estados Unidos, donde después de siete años pude graduarme en ingeniería eléctrica.

¿Cómo enfrentó estos prejuicios?

Me ayudó mucho mi mamá, porque ella me decía que los prejuicios no son mi problema, sino que era problema de la gente que tenía los prejuicios.

Cuando una puerta estaba cerrada, buscaba otra que se abría. A veces uno se apachurra cuando le dicen que no, pero tampoco uno puede hacerse la víctima, hay que salir adelante.

Para mi suerte muchas puertas se abrieron.

¿Qué tan difícil es estudiar una ingeniería?

Son complicadas, no es fácil ser ingeniero. No es asunto de ser inteligente o no, es cuánto esfuerzo quieren tener para aprender la materia y estudiar.

Para ser ingeniero se requiere ser creativo, porque hay que inventar donde no hay nada; hacer cosas que no se han hecho, construir cosas que no se han construido, ya que la carrera te enseña a pensar diferente.

¿Cómo se mantiene uno 27 años en la NASA?

Siguiendo adelante, esforzándome, estudiando y aprendiendo cosas nuevas todo el tiempo.

Tengo que contar que no hay un solo día aburrido en mi trabajo, ya que todos los días hay algo nuevo y diferente: un descubrimiento, una investigación o una tecnología.

¿Cómo es su trabajo en la NASA? ¿Por qué es tan importante para los astronautas?

No quiero demeritar a los astronautas, son héroes, yo nunca fui al espacio ni iría, definitivamente no tengo pasta para eso. Sin embargo, los astronautas no podrían sobrevivir sin el trabajo de los ingenieros, en realidad ellos son una parte muy pequeña de la NASA.

Sé que no es un ejemplo bueno, pero digamos que yo construyo un carro con los conocimientos de la ingeniería y eventualmente se lo doy a un conductor, él lo podría manejar y hasta cambiarle el aceite, pero definitivamente no sabría cómo construir el carro. En este caso el astronauta es el conductor y yo la que construí el carro.

En relación a mi trabajo, colaboro en la construcción de satélites y el análisis de los datos que estos recopilan.

¿Qué lección nos puede dar la consecución de sus sueños y metas?

Si uno tiene una meta, uno tiene un compás y sabe hacia dónde tiene que ir.

A veces hay que tomar un atajo o regresar un montón de espacios, pero si uno tiene la convicción y sigue, tal vez no consiga las metas tan altas que tuvo al principio, pero en el proceso va a llegar más lejos de lo que llegaría sin haberse establecido un objetivo.

Perfil

Nombre Sandra Cauffman

Profesión Ingeniera y física

Formación académica

  • Maestría en Ingeniería Eléctrica, Universidad George Mason

Experiencia

  • Subdirectora del proyecto Misión de Evolución Atmosférica y Volátil de Marte (MAVEN, por sus siglas en inglés)
  • Subdirectora del Programa de Sistema de Satélites Geoestacionarios de NASA
  • Directora adjunta de la División de Ciencias de la Tierra de la NASA



NOTAS RELACIONADAS