Enviar
Sánchez y la Liga en un lío
Jugador aduce que oferta de manudos apuró su salida del San Carlos, aunque FIFA lo prohíbe

Tal como se preveía, la llegada del volante Alvaro Sánchez a la Liga Deportiva Alajuelense es una historia que, lejos de haber finalizado, parece estar en sus primeras horas.
Aunque la dirigencia de Alajuelense, encabezada por su presidente Raúl Pinto, negó que tuviese algo que ver en la rescisión de contrato del jugador con San Carlos, su anterior club, la demanda que presentó Sánchez ante los tribunales dice todo lo contrario.
En la demanda ordinaria laboral, documento en poder de LA REPUBLICA, que Sánchez presentó contra la Asociación Deportiva San Carlos, ante el Juzgado de Trabajo de Mayor Cuantía, deja muy claro que necesita la libertad para vestirse de rojinegro.
Sánchez, en su afán de lograr que el Juzgado le dé la libertad para firmar con los manudos, afirma que solo un equipo se ha mostrado interesado en sus servicios, pero condicionado a que debe estar inscrito con ellos a más tardar el 1° de julio.
“El equipo de fútbol al que me refiero se llama Liga Deportiva Alajuelense, y quien me está brindando esta oportunidad condicionada se llama Luis Roberto Sibaja, gerente deportivo de esta institución, el cual puede ser localizado en caso de ser necesario al teléfono celular, para que pueda confirmar dicha información”, detalla de manera textual la demanda.
El problema es que la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), en el Estatuto del jugador, en su artículo 17, inciso 5, prohíbe ese tipo de relaciones, por lo que Alajuelense puede verse a las puertas de una sanción al igual que el jugador.
“Se sancionará a toda persona sujeta a los Estatutos y reglamentos de la FIFA (funcionarios de clubes, agentes de jugadores, jugadores, etc.) que actúe de cualquier forma que induzca a la rescisión de un contrato entre un jugador profesional y un club con la finalidad de facilitar la transferencia del jugador”, reza el artículo en mención.
La dirigencia de San Carlos ya había anunciado desde la semana pasada que si existiera algún club, persona o personas que estén asesorando o induciendo a Sánchez a rescindir el contrato actual, se verían en la obligación de acudir a las instancias correspondientes para exigir el cumplimiento del citado artículo.
Ronald Solís, presidente de San Carlos, dijo a LA REPUBLICA que de momento se encargarán de limpiar el nombre de la institución, demostrando que lo que han dicho el jugador y Alajuelense no es del todo cierto, por lo que ayer mismo presentaron ante el Juzgado de Trabajo en los Tribunales de San Carlos una contestación de la demanda puesta por el jugador y apelaron la medida cautelar que autorizó al jugador para que pueda firmar con Alajuelense.
“Queremos que se sepa que el jugador se mantenía al día, inclusive en el estado de cuenta que él presenta ante el juzgado, queda demostrado que en ese momento no se le debía nada”, aseguró Solís.
El jerarca norteño contó que días antes Alvaro les mandó una carta en la que aseguraba que no iba a aceptar más atrasos ni que le paguen en abonos, que ya se había acabado la tolerancia, por lo que —sin saber ellos a qué se debía eso— procedieron a cancelarle hasta el último colón que se le debía.
“El mismo estado de cuenta es claro, respalda lo que estoy diciendo, por eso ya aportamos en nuestra defensa que no se le debe nada”, amplió el jerarca sancarleño.
Solís también quiere que la Liga reconozca que actuó mal, que intervino y presionó al jugador, algo que, en tres ocasiones, el jueves de la semana pasada, le negó Pinto.
“No sé qué va a pasar, espero que los tribunales que en un día resolvieron la demanda de Alvaro, actúen igual con nosotros. Si nos dan la razón y anulan la medida cautelar, él deberá volver a los entrenamientos con el equipo”, dijo Solís.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios