Enviar
Sagan: ciclista del futuro
El eslovaco debuta en el Tour con aroma de campeón

Con solamente 22 primaveras y en su debut en el Tour de Francia, el eslovaco Peter Sagan mostró todas sus credenciales al ganar en el sprint al suizo Fabian Cancellara para adjudicarse la primera etapa disputada entre Lieja y Seraing, en Bélgica.
El joven ciclista le faltó el respeto en ese cierre al actual dueño de la malliot amarilla -luego de vencer en el prólogo el sábado- a la locomotora Cancellera, cuando a falta de dos kilómetros de la meta, se pegó a la rueda al suizo que había atacado abriendo hueco, mantuvieron un pulso y luego el eslovaco le sobrepasó con poderío, alcanzando la meta sobrado, un claro K.O que festejó con gestos de suficiencia.
El eslovaco, apodado "El bicho" o "Terminator", que prefiere hablar en italiano antes que en inglés, entró en la meta con las manos sobre los hombros, como si sus brazos simularan alas.
Pero se apresuró a aclarar que el gesto no tenía ninguna carga despectiva: “Era algo que había hablado con mis amigos antes de venir al Tour. Les prometí que si ganaba una etapa haría ese gesto y por eso lo hice”.
El ciclista de Zilina hizo estéril el esfuerzo de Cancellara y del noruego Edvald Boasson Hagen, que llegó tercero. El solo se bastó para impartir la primera lección en la “grand boucle”.
Así, Sagan es el ganador más joven de una etapa de la ronda francesa desde que en 1993 lo hiciera el estadounidense Lance Armstrong.
“Estoy en el inicio de mi carrera, si todo va bien, supongo que me quedarán muchos años. Ya veremos”, afirmó un tanto avergonzado por las comparaciones con el texano que se hizo con siete ediciones de la ronda gala.
Ayer el pelotón, que tenía que cumplir con 198 kilómetros, cumplió con todo lo esperado: fugas, caídas y un gran cierre.
El día comenzó con una fuga de seis hombres, entre ellos el más peligroso era Michael Morkov (Saxo Bank), éste último a 24 segundos de Cancellara, el mejor clasificado.

Eso puso a trabajar al equipo del suizo, que poco a poco cumplió su cometido y estabilizaron la fuga en torno a los tres minutos. Se instaló la paciencia en el grupo, los favoritos a buen recaudo y los cazaetapas aguardando su momento. Cuestión de tiempo.
A 25 km de la meta la ventaja de la avanzadilla era nada más de 45 segundos y por detrás dos caídas dieron como fruto que el BMC, del otro gran favorito Cadel Evans, pasara a tomar el mando de las acciones y neutralizó la fuga a 10 de la bandera de cuadros.
Ya para los últimos kilómetros, Lotto y Vacansoleil trataron de imponer su ley, pero se vieron sorprendidos por el salto de Sylvain Chavanel a 1,9 km de la pancarta, para mala suerte del ciclista galo se le echó encima Cancellara, quien abrió un hueco y se quedaron todos menos Sagan.
El cierre acabó con una demostración del joven pedalista que se puede describir como poco menos que imbatible.
Hoy se disputará la segunda etapa entre Visé y Tournai, aún en Bélgica, de 207 kilómetros, propicia para la primera llegada masiva. Los bólidos del pelotón en acción.

Dinia Vargas y EFE
[email protected]


Ver comentarios