Logo La República

Lunes, 19 de octubre de 2020



COLUMNISTAS


Rumbo al abismo

Emilio Bruce [email protected]om | Viernes 25 septiembre, 2020


Sinceramente

El gobierno de Costa Rica ha dado a conocer su propuesta al FMI para adquirir un gigantesco préstamo. Impuestos e impuestos constituyen la columna vertebral de dicha propuesta. ¿Ahorros? Muy modestos. Tres colones de impuestos por cada colón de ahorros es el planteamiento hecho, cuando el gasto es el problema de fondo. ¿Reforma del estado? Ninguna. ¿Reactivación de la economía? Todo lo contrario.

¿Cuáles son las causas del déficit fiscal del país? Un exceso de gastos sobre los ingresos, por construir y gastar en una estructura gubernamental mayor que lo que los ingresos fiscales aguantan es la causa última. Como los ingresos fiscales no alcanzan desde hace mucho tiempo, la Sala Constitucional interpretó, descalabrando al país, que ingresos sanos son préstamos. A partir de ese momento y siendo que la interpretación era que los ingresos sanos no son tributarios exclusivamente, sino que los préstamos sin límite también lo son, el país lejos de restringir el gasto a los ingresos tributarios vivió el espejismo de pagar gastos corrientes con préstamos. El efecto pernicioso de la sentencia de la Sala Constitucional fue dar posibilidad a los gobernantes de excederse y no pensar con la responsabilidad debida sobre el pago de esas deudas y el futuro.

Hoy, en el presupuesto nacional en discusión para el 2021 el 45% es financiado por los impuestos recaudados. El 55% de ese mismo es financiado con deudas. Para el año entrante la deuda será del 80%del Producto Interno Bruto. El déficit de este año 2020 se calcula en un 10,3% del PIB. A pesar de todos estos impuestos para el año 2021 se estima en un 9,5%. No hay solución al déficit. Esta es una solución al flujo de caja, nada más.

Deben atacarse las causas del déficit. Cuando no se tiene plata no se gasta. Cuando se dice que el déficit es del 10,3% del PIB también se engaña a los costarricenses ya que los impuestos solo alcanzan a cubrir el 45% de los gastos y si no hay deuda más de la mitad del gasto de gobierno quedaría desfinanciado. Eso es una proporción altísima del PIB.

Hay muy poca comprensión de las graves, angustiosas circunstancias en que está el país. Antes alguien dijo que había habido un manejo heroico de las finanzas del estado y apareció un hueco fiscal de 900 mil millones. Si no se atacan las raíces y las fuentes del gasto no habrá remedio. Los préstamos con el FMI salvan la situación de caja en esta coyuntura, pero no resuelven las causas del déficit fiscal. Todo esto no ataca la raíz del problema, solo pospone la solución.

Este planteamiento al FMI lo que hace es profundizar esas causas. Hoy todavía las contrataciones de nuevos empleados de gobierno gozan de todas las prerrogativas por no haberse aprobado la Ley de Empleo Público. No hay aun salario único, siguen los pluses y el resto de los adicionales. Hoy el aumento en “pluses o incentivos salariales” se proyecta en el presupuesto para 2021 en un 9,6% con una inflación mínima lo que hace que ese aumento sea virtualmente real. Hoy las “transferencias corrientes Pensiones” crecerán en dicho presupuesto a un 7,6%.

El mejor Ministro de Hacienda es una economía en crecimiento y aún no hay un programa de estímulo. Nadie crece, ni invierte, ni amplía su operación en el momento en que el estado aumenta gastos, aumenta la deuda para seguir gastando e impone nuevos tributos a las empresas. Nadie crece bajo amenaza. El sector privado es el motor de la economía y todos los indicadores le señalan que se busca ordeñarle, no estimularle. No se atacan las causas del déficit fiscal, se continua en el vicio de pedir prestado para seguir gastando. ¿Manejarán así las finanzas de su propia familia? ¿Cuándo se les caen los ingresos y pierden el puesto aumentarán el gasto con la tarjeta?

Se establece un impuesto al débito bancario. Dicen los expertos que en Europa y en América Latina ha sido usado. Se reservan para sí las consecuencias de ese impuesto. Tres o cinco o cien males no hacen un bien. Este impuesto encarecerá la producción en el país, es acumulativo y es regresivo. ¿Quién está velando por la competitividad de Costa Rica? ¿Quién está aligerando cargas a los productores? Sin productores no hay exportaciones. Sin exportaciones no hay divisas. Sin empresas no hay empleo. Sin empleo no hay consumo ni generación de impuestos. ¿Quién está velando por el motor de la producción nacional? ¿Por qué debilitar la bancarización o sea el uso y registro bancario de las transacciones?

Se aumenta de manera muy significativa el impuesto a los activos fijos. Casas, fincas, plantaciones agrícolas y los edificios y locales comerciales serán gravados con un impuesto territorial mayor. ¿Pretenden confiscar las fincas rurales? ¿No se han dado cuenta que si no ganan no pueden pagar ese territorial y que están perdiendo? ¿Por qué se ha caído la recaudación fiscal si no es por que las empresas no ganan y sin empleo no se consume y se pasa hambre?

Más impuestos sobre los edificios, los locales y los apartamentos se prevé. ¿Alguien se ha dado una vuelta en automóvil por todas las ciudades y pueblos del país? ¿No se han dado cuenta de la enorme cantidad de edificios, locales y apartamentos desocupados? O sea, lo que buscan es confiscarlos, no logro ver otra alternativa a no ser la ignorancia.

Se aumentan las tasas del impuesto de renta para todos los salarios individuales de empleados, sí, pero en términos menores que los de las empresas. Se perdió el equilibrio. El desequilibrio en los impuestos entre los asalariados y los independientes carga la mano a los independientes. ¿Por qué crear más incentivos para la informalidad? ¿Si las empresas no ganan para qué aumentar las tasas del impuesto de renta? Un 36% sobre nada sigue siendo nada.

El país va a requerir pagar más impuestos a menos que se desee arriesgar a los costarricenses a una devaluación enorme. Pero el país debe de exigir una reducción del gasto. No es un asunto de tres colones de impuestos por uno de ahorros. Es una paridad de ahorro con los impuestos. Una reforma del estado es obligatoria. Una reforma profunda y valiente se requiere y ya.

El país no aguanta en estos momentos el nivel actual de gasto de gobierno. No se sacrifica a los motores para conservar el problema de fondo. No se continua en la ficción que si cubrimos con deuda el 55% no hay déficit. El país debe de ordenarse y el orden debe comenzar por casa, por el estado. Nos han arruinado y no hay reforma ni reducción del gasto estatal significativo.


NOTAS ANTERIORES


¡Señor Presidente!

Lunes 19 octubre, 2020

Sr. Presidente que mis números dicen que no es necesario la tasa Tobin; ni subir el IVA; ni sobretasas a las utilidades de Mipymes ni a los salarios.

Página en blanco

Jueves 15 octubre, 2020

Detenerme por demasiados minutos, sin saber que escribir frente a una página en blanco que espera ser llenada por 4,000 caracteres con espacios







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.