Enviar
Rousseff recibe su primera nota positiva

Las directrices de la política económica que Dilma Rousseff trazó en su primer pronunciamiento como presidente electa de Brasil, en el que prometió continuidad y prudencia fiscal, recibieron ayer el primer aval de una agencia internacional calificadora de riesgo.
En una nota divulgada este lunes, la agencia Standard & Poor's dijo que la adopción de políticas de prudencia fiscal como las prometidas por Rousseff en un ambiente como el actual de crecimiento económico e inflación bajo control, permiten prever una elevación de la calificación de riesgo de Brasil.
En el discurso que pronunció el domingo por la noche tras ser elegida primera presidenta de Brasil con el 56,05% de los votos válidos, Rousseff confirmó que en materia económica poco cambiará con respecto al rumbo ya trazado por su padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, pero dio pistas sobre algunas medidas que podría adoptar.
La ex ministra de Lula, que será la primera economista en asumir la Presidencia brasileña, citó específicamente el control del gasto público aunque sin comprometer los programas sociales.
Ni el mercado ni los analistas esperan grandes reformas de una presidenta que ayudó a definir el actual rumbo económico como ministra, y menos en momentos en que Brasil marcha a pasos firmes para situarse entre las cinco mayores economías del mundo.
Según una encuesta divulgada ayer por el Banco Central, los economistas de los bancos privados prevén que el país crecerá un 7,6% este año, su mayor nivel en dos décadas, y que mantendrá un crecimiento superior al 5% a partir del próximo año.
El propio candidato a la Presidencia derrotado por Rousseff, José Serra, se abstuvo de prometer grandes reformas económicas y, por el contrario, elogió las medidas con las que Lula enfrentó la crisis mundial, que le permitieron a Brasil convertirse en uno de los primeros países en superarla.
El candidato opositor tampoco podía criticar las bases de la política económica, incluso porque Lula mantuvo las que habían sido implantadas por su antecesor, Fernando Henrique Cardoso (1995-2003), de quien Serra fue ministro de Planificación.
Tales bases, con las que también se comprometió Rousseff, son: inflación y gasto público bajo control y régimen cambiario libre.

Rio de Janeiro
EFE
Ver comentarios