Reunión de Trump con experimentado Putin crea temores en EE.UU.
La Casa Blanca confirmó que el encuentro está programado para el viernes por la tarde y será una "reunión bilateral normal". Bloomberg/La República
Enviar

El encuentro del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con el líder ruso Vladimir Putin está suscitando preocupaciones entre veteranos diplomáticos y analistas estadounidenses por el posible desajuste entre un presidente estadounidense nuevo en asuntos mundiales y un astuto exjefe de espionaje soviético experimentado en el largo juego de la estrategia y la gobernabilidad.

Su muy esperada reunión esta semana en la cumbre del Grupo de los 20 promete dictar el tono para los próximos cuatro años de relaciones entre EE.UU. y Rusia. Putin, que ha sido presidente o primer ministro de Rusia desde 1999, ha utilizado sus primeras reuniones cara a cara con anteriores presidentes para tratar de obtener ventajas.

Una serie de problemas globales está en juego, incluyendo la continuación de las sanciones contra Rusia, el control de las políticas expansionistas de Putin en Ucrania, la detención de los programas de armas nucleares de Corea del Norte, la gestión de las fricciones por Siria e Irán e impedir la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses y europeas.

Cualquier reunión entre los dos mandatarios pondrá de relieve sus enfoques muy diferentes de la diplomacia personal. Putin ha demostrado ser un estratega hábil y centrado que se prepara cuidadosamente y no se distrae con facilidad de sus objetivos. Trump es conocido por evadir la preparación y, en su lugar, manejarse intuitivamente, poniendo gran fe en lo que él cree que es una capacidad para entender a fondo a la persona sentada frente a él. En el caso de Putin, que está entrenado en el engaño, esto podría ser difícil de hacer, especialmente si el líder ruso trata de desarmar a Trump con elogios.

Putin está "profesionalmente preparado para tratar de manipular a la gente, vendrá bien equipado, y es importante que nosotros lo hagamos también", dijo William Burns, exembajador de EE.UU. en Rusia bajo la presidencia republicana de George W. Bush y ahora presidente de la Carnegie Endowment for International Peace.

La Casa Blanca confirmó que el encuentro está programado para el viernes por la tarde y será una "reunión bilateral normal", sin hacer más comentarios. Se espera que los dos líderes cubran una serie de asuntos en la reunión, que duraría unos 30 minutos.

Trump no ha descartado referirse a la ciberseguridad y a la intromisión de Rusia en las elecciones de EE.UU., lo que ha provocado tensiones en la relación, según un funcionario estadounidense al tanto de los preparativos.

EE.UU. considera la piratería y la intromisión tanto a nivel defensivo en términos de lo que el país está haciendo para protegerse, y ofensivamente en términos de si debe tomar represalias para evitar futuras interferencias y de qué manera, dijo el funcionario. Trump no detallaría esas consideraciones en la reunión bilateral, añadió.

Ver comentarios