Respuesta a Siria sigue en pie
Israel ha tomado medidas ante un eventual ataque a Damasco, desplegando unidades de las fuerzas militares a la frontera cercana con Siria.AFP/La República
Enviar

Respuesta a Siria sigue en pie

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó ayer que aún "no ha tomado una decisión" acerca de un eventual ataque a Siria, pero dejó claro que atribuye al régimen de Bachar al Asad el uso de armas químicas contra civiles, por lo que deberá rendir cuentas.
"No he tomado una decisión (con respecto a Siria), he recibido opciones por parte de nuestras fuerzas armadas, y he tenido extensas discusiones con mi equipo de seguridad nacional", dijo Obama en una entrevista con la televisión pública PBS.
No obstante, Estados Unidos se prepara para dar a conocer pruebas contra el régimen de Bachar al Asad, al que responsabiliza del ataque químico y que justificarían una intervención militar para la que da por hecho que no habrá respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU.
El Departamento de Estado dejó claro que EE.UU. no espera un compromiso de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia y China) sobre una resolución que respalde una “respuesta significativa” a Siria.
La portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, reveló que en la reunión de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad sobre Siria, “Rusia ha sido el más intransigente”, y que China abandonó el encuentro al mismo tiempo que lo hizo el representante de Moscú.
“El Consejo de Seguridad debería hacer frente a sus responsabilidades y condenar estos actos (los ataques con armas químicas) y pedir una respuesta internacional robusta, pero todos los intentos previos para que el Consejo actúe han sido bloqueados por Rusia”, denunció Harf.
Por lo tanto, “Estados Unidos continuará sus consultas y tomará las acciones apropiadas para responder (a Siria) en los próximos días”, advirtió.
En tanto, la ONU pidió ayer tiempo para que sus inspectores en Siria puedan terminar de investigar las denuncias de un ataque químico mientras el Consejo de Seguridad fue incapaz, una vez más, de acordar una respuesta diplomática, en medio de los preparativos de una cada vez más inminente intervención militar.
El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró ayer que la misión de expertos capitaneada por el profesor sueco Ake Sellström está “trabajando duro” para investigar el ataque de la semana pasada a las afueras de Damasco y dijo que necesitan "cuatro días" para concluir sus pesquisas.
Por su lado, la OTAN apuntó ayer mismo directamente al régimen de Bachar al Asad como responsable del uso de armas químicas en Siria y advirtió de que la acción no puede quedar sin respuesta.
Los países de la Alianza Atlántica, en un duro mensaje a través de su secretario general, Anders Fogh Rasmussen, condenaron el “horrible uso de armas químicas” registrado el pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco.
“Condenamos en los términos más duros estos vergonzosos ataques, que causaron una gran pérdida de vidas”, señaló Rasmussen, quien criticó al régimen sirio por no ofrecer “acceso inmediato y seguro” a los inspectores enviados por la ONU para investigar los hechos.
Mientras, el proyecto de resolución británico propone el uso de “todas las medidas necesarias bajo el Capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas para proteger a los civiles de la armas químicas” y condena el supuesto uso de armamento químico por parte del régimen de Bachar al Asad, uno de los puntos de mayor fricción durante la negociación.
Sin embargo, el mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, privó de cualquier viso de legitimidad a una inminente intervención militar en el país árabe de Estados Unidos.

El Cairo, Damasco,Washington/


 

 

Ver comentarios