Responsable de Fiat apuesta a Chrysler
Enviar
Responsable de Fiat apuesta a Chrysler

El máximo responsable ejecutivo de Fiat SpA, Sergio Marchionne, no puede detener la hemorragia financiera en Europa, por lo que ahora apuesta a Chrysler Group LLC de Estados Unidos para lograr crecimiento y ganancias para la automotriz.
Marchionne, que es la punta de lanza de un esfuerzo de toda la industria para reducir las líneas de montaje excedentes en Europa, prometió cerrar una segunda fábrica italiana, luego de hacerlo con otra el año pasado, a menos que encuentre la manera de exportar autos a los EE.UU.

“Debemos coordinar los esfuerzos; de lo contrario, alguien va a pagar un precio muy alto”, señaló ayer Marchionne en una llamada en conferencia con analistas. “El mercado europeo en este momento se encamina al quinto año consecutivo de caída. En el mercado italiano, estamos viendo niveles que no se daban desde 1979”, añadió, haciendo referencia a “pruebas irrefutables de deterioro del mercado”.
Para Marchionne, el posible flujo de autos de Europa a América del Norte seguiría al dinero. El gasto en bienes de capital en Chrysler, empresa que también dirige Marchionne, se incrementará de $3.100 millones en 2011 a $4.000 millones este año, mientras que Fiat reducirá sus inversiones europeas en 500 millones de euros este año. Chrysler planea elevar su pronóstico de ganancias anuales tras el tercer trimestre y no prevé una desaceleración en el segundo semestre.
“La estrategia de Marchionne de apostar a América del Norte cuando Europa se estanca tiene sentido por cómo están las cosas hoy”, declaró en una entrevista telefónica Emanuele Bosio, máximo responsable ejecutivo del fabricante de autopartes italiano Sogefi SpA. “Somos optimistas respecto de América del Norte y no prevemos que el mercado europeo vuelva a los niveles pre-crisis en el futuro próximo”.
Sogefi planea aumentar los ingresos de fuera de Europa de 30 por ciento el año pasado a 50% en tanto se expande en América del Norte, dijo Bosio.
Marchionne rescató a Chrysler de la quiebra en 2009, operación que el máximo responsable de Renault, Carlos Ghosn, dejó pasar. La incorporación de la tercera mayor automotriz de los EE.UU. dio a Fiat la boca que le falta a PSA Peugeot Citroën, el segundo mayor fabricante de automóviles de Europa.
La nota de la automotriz francesa la semana pasada fue rebajada dos niveles por debajo del grado de inversión por las tres principales agencias de calificación crediticia, en momentos en que quema liquidez a un ritmo de 200 millones de euros mensuales. Peugeot reportó una pérdida neta en el primer semestre de 819 millones de euros, en contraste con una ganancia de 806 millones de euros anuales un año antes.
Fiat registró una utilidad neta, incluyendo la participación minoritaria, de 737 millones de euros en el período. Sin Chrysler, las pérdidas del fabricante italiano fueron de 519 millones de euros. Las pérdidas operativas en la región de origen de Fiat pasaron de 170 millones de euros en el primer trimestre a 184 millones de euros en el segundo.
“Tiene más sentido lanzar productos en un mercado en crecimiento”, opinó Sascha Gommel, analista de Commerzbank en Fráncfort. “Marchionne es uno de los mejores administradores de automotrices. No es el clásico ejecutivo automovilístico pero, en el aspecto financiero y estratégico, es uno de los mejores”.

Bloomberg

Ver comentarios