Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 9 Diciembre, 2014

El calibre de los programas premiados virtualmente desgastó a los prominentes jueces en la búsqueda de ganadores


Trotando Mundos

Responsabilidad Social

Esta semana tuvimos el honor de presidir la entrega de los Premios AMCHAM a la Responsabilidad Social en Acción. Estábamos en un estado de ánimo desbordante pues Pacheco Coto, la firma de abogados que dirigimos, que ya era Bandera Azul, recibió la certificación Carbono Neutro de la Universidad EARTH. Es la primera firma de abogados de Centro América en lograrlo.
Nos casamos con la Responsabilidad Social cuando ese titán que fue don Walter Kissling Gam nos invitó a acompañarlo en la fundación de la Asociación Empresarial para el Desarrollo, hoy día entre otras, United Way Costa Rica.


En 2009 celebramos los 70 años de nuestra firma creando, en honor a su Fundador, la Fundación Humberto Pacheco Coto para la ayuda social. Entre sus primeros proyectos asumimos la financiación de un programa de la famosa Fundación Paniamor, denominado Solo para Chicas, para la ayuda de madres solteras y sus hijos. Dichosamente fue tan exitoso que tres Municipalidades lo han adoptado.
También incluimos un programa de becas para estudiantes de derecho meritorios pero sin recursos en la prestigiosa Universidad ULACIT. Ya hemos visto los primeros graduados exitosos provenientes de familias de pocos recursos. Tenemos un programa de ayuda pro-bono, que se atrasó un poco por un tema de competencia desleal que el Colegio de Abogados resolvió bien, pidiendo a todas las firmas que canalicen la ayuda por su medio.
Entre nuestros protegidos se encuentra el Colegio de Santa Ana, a instancia de las distinguidas damas y amigas de muchos años, señoras Ida de Gamboa y Patricia Segovia.
Nos preciamos de ser miembros de una Asociación privada que viene brindando un fenomenal apoyo a la Vicepresidenta doña Ana Helena Chacón y al destacado Ministro Carlos Alvarado, a quienes hemos mencionado anteriormente pues es la primera vez que recordamos a funcionarios de gobierno verdaderamente comprometidos con el combate de la pobreza. En poco tiempo se han visto logros notables que esperamos no sean descarrillados por los intereses políticos que se esconden tras 22 agencias con 44 programas paralelos, que no se hablan entre si y se manejan con igual ineficiencia.
Consideramos que este es uno de los pilares para sacar del estancamiento al país. Pero todo esto que nos apasiona, nos llevó a desviarnos de la premiación AMCHAM.
La cámara que presidimos es pionera y líder en la promoción de la responsabilidad social desde hace dieciocho años. Durante todo el año comparte Mejores Prácticas e imparte charlas de formación entre sus miembros.
Las veintidós empresas que participaron en esta edición de los premios, con treinta proyectos- algunos nuevos, otros que se viene desarrollando hace diez años- han tenido un impacto positivo directo en por los menos ciento cincuenta mil personas. Cuentan con más de tres mil quinientos voluntarios y sus programas benefician a comunidades en las siete provincias.
La responsabilidad social empresarial está evolucionando hacia un modelo de acción en áreas como impacto de los proyectos, sostenibilidad a largo plazo, alineación con la estrategia de negocios y capacidad de ser ampliados o replicados.  Necesitamos que muchas más empresas se unan a estas estrategias.
El calibre de los programas premiados virtualmente desgastó a los prominentes jueces en la búsqueda de ganadores. Todos tienen tal capacidad que hubo que hilar muy delgado para encontrar elementos especiales.
Para aquellos que gustan denigrar al Sector Productivo esto es un tapaboca, mucho más grande si consideramos que ésta no es más que una muestra maravillosa de lo mucho que hace dicho sector.

Humberto Pacheco A.

[email protected]