Enviar
Respiraremos aire más saludable


Costa Rica acaba de ratificar el Convenio Marco para el Control del Tabaco. Esta iniciativa, aprobada en forma unánime por la Asamblea Legislativa, establece la prohibición de fumar en cualquier sitio considerado como público, con excepción de las calles.
La medida coloca a la nación en posibilidad de dar cumplimiento a un compromiso internacional adquirido en 2004, que al no haberse ratificado por nuestros diputados, nos mantenía en deuda.
Las nuevas normas permiten el inicio de un inexcusable camino hacia un país más coherente con la imagen que de él hemos exportado. No podría haber una Costa Rica respetuosa y cuidadosa de la naturaleza, si no es a la vez un país en donde se respire aire limpio, libre de contaminación y sin humo de cigarrillos. Un lugar en donde sus habitantes no estén obligados a respirar ese humo en los sitios públicos y sufrir luego los nefastos daños a la salud que esto ocasiona.
El convenio internacional a que nos referimos propone tomar acciones que científicamente han demostrado ser efectivas para combatir el tabaquismo.
Para su implementación, que comenzará dentro de tres meses, cuando el texto ratificado sea presentado por la Cancillería a la Organización Mundial de la Salud, serán necesarias diversas acciones que han de realizarse con energía, buena voluntad y la mira puesta en una mejor salud para todos.
Enérgicas y firmes habrán de ser las acciones de los organismos responsables de vigilar que las disposiciones se cumplan. Buena voluntad habrán de tener todas las personas para respetar las disposiciones que finalmente nos sacarán de la lista de 12 naciones que aún no habían ratificado el importante compromiso adquirido hace tantos años. Y satisfacción por estar contribuyendo así a la salud pública, sentirán todos los dueños de establecimientos y responsables de instituciones que deberán erradicar completamente el humo de cigarrillos de sus instalaciones.
Como en todo, no será fácil al inicio para los fumadores adaptarse a la norma, pero con el tiempo cambiará la cultura y el beneficio será para cada uno y para el país en general.
Seremos una nación más saludable, dejaremos de enterrar costarricenses como consecuencia del consumo de cigarrillos y las instituciones de salud dejarán de gastar enormes sumas en intentar aliviar esas enfermedades.
Sin duda, ganamos todos.
Ver comentarios