Enviar
ARQUITECTURA
“Refugio tecnológico” tico premiado

Los estudiantes de arquitectura Félix Alejandro Cristiá y Julián Robles crearon el diseño de un módulo habitacional ganador del segundo lugar en un certamen internacional organizado por Concursarq
El innovador diseño de un módulo habitacional creado por dos estudiantes de licenciatura de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Hispanoamericana, les hizo acreedores del segundo lugar en un certamen en el que compitieron varios países entre ellos México, Chile y Argentina.
Se trata de Félix Alejandro Cristiá y Julián Robles, quienes se dieron a la tarea de crear un “refugio tecnológico”, para el concurso que lleva precisamente ese nombre y es organizado por Concursarq, una entidad en la web creada como un punto de encuentro e intercambio ideas para que jóvenes profesionales y estudiantes de arquitectura.
“Creemos que los concursos son un medio fundamental para el desarrollo de estos conceptos, ya que mediante el desafío intelectual y la sana competencia, crecemos en torno a la experiencia compartida”, indica el sitio.
Para participar los interesados tenían que crear un módulo adaptable a distintos contextos (selva, desierto, ciudad), de uso temporal, con la probabilidad de cierre total; destinado al trabajo, al ocio y al descanso.
Además los módulos debían tener la opción de unirse entre sí para ampliar el espacio.
El diseño de los ticos es para un máximo de dos personas.
“Está inspirado en la arquitectura biodigital y en especial a la de los insectos y arácnidos, la cual se encuentra en casi todas partes del mundo”, comentó Cristiá.
El proyecto se llama Aranea, y su “plus”, a criterio de sus creadores, es precisamente su facilidad para adaptarse a diferentes escenarios sin ocasionar huella o impacto en el ambiente.
“Destaca además la opción de expansión tanto horizontal como verticalmente, según la zona en la que esté. Otros proyectos pensaron en la ampliación horizontal, pero no en ambas”, agregó.
El primer y segundo lugar quedó en manos de representantes de Chile, y el jurado encargado de seleccionar las obras ganadoras es de España.
Además del reconocimiento los costarricenses recibieron $450, dos libros de arquitectura, inscripción gratuita para el siguiente concurso y publicaciones en medios digitales de arquitectura.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios