Enviar
Refrésquese con un bicilicuado
Un ingenioso invento ecológico adapta una licuadora al dinamo de una bicicleta

Aunque la idea nació en California, el arquitecto Alejandro Gamiz se encargó de traerla al país y adaptarla para que fuera aún más verde.
La licuabici es una bicicleta a la que se le incorporó en la parte trasera una base sobre la cual se fija una licuadora que funciona gracias a la potencia de las ruedas.
Cuando la llanta gira, van girando al mismo tiempo las aspas de la licuadora, sin consumir energía ni generar carbono. Además, fue fabricada con materiales reciclados.
Cada sábado, Gamiz vende sus bicilicuados en la Feria Verde de Aranjuez con frutas orgánicas, miel de abeja, polen y la planta maca, evitando el azúcar y los productos químicos.
La idea de Gamiz es abrir un local de licuados, donde se puedan colocar bicicletas estacionarias que se conecten a las licuadoras, pero que además puedan utilizarse para generar energía para que el lugar no consuma electricidad, sino que la produzca.
El dinamo de las bicicletas permitirá ampliar la oferta al poder contar con un extractor de jugos, computadoras con Internet, música y spinning.

Sofía Ramírez
[email protected]
Ver comentarios