Reformas en Ley de Armas y Explosivos restringirían derecho a defensa
"Dichas reformas no tendrían ningún efecto sobre grupos criminales", dijo Álvaro Ramos, exministro de Seguridad. Gerson Vargas/La República
Enviar

Natalia Díaz, diputada del Movimiento Libertario y Álvaro Ramos, exministro de Seguridad, expresaron su preocupación por dos proyectos que pretenden reformar la Ley de Armas y Explosivos en el país, ya que consideran que podrían debilitar la defensa personal.

Las reformas en cuestión dejarían “desprotegidos” a los costarricenses, debido a que limitaría a aquellos que poseen armas en regla.

Entre esas reformas, presentadas por el Ministerio de Seguridad y varios diputados de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico, se propone aumentar las penas para la tenencia y portación ilegal de armas.

Aunque la legisladora no está en contra de que se penalice a quien porte armas ilegalmente, considera que las reformas afectan a los que tienen armas en regla y no hace distinción justa entre la tenencia y la portación.

Asimismo, Seguridad quiere ampliar el concepto para las prohibiciones de armas, e incluir aquellas de apariencia militar.

“No se puede dejar un tema de estos a libre interpretación. Las armas prohibidas deberían ser determinadas por el calibre o si son automáticas, no por su apariencia”, explicó Díaz.

Actualmente, la portación de fusiles de asalto como la AK-47 o el M16 estadounidense es prohibida en el país.

Un arma por persona

También se discute en la Comisión de Seguridad y Narcotráfico, reducir de tres a una el número de armas que se puede inscribir por persona.

En el caso de las personas jurídicas, la inscripción dependerá de criterios discrecionales del Departamento de Control de Armas y Explosivos del Ministerio de Seguridad, conforme a la actividad que se realiza y el riesgo de la zona en que opere.

“Debería permitirse a la población protegerse. El hecho de portar legalmente un arma no te hace un guerrillero”, expresó la diputada.

Las reformas además contemplan la prohibición de portar armas en establecimientos comerciales donde se venda o consuma bebidas alcohólicas.

Los proyectos de ley presentados a la corriente legislativa, tienen el fin de mitigar el tráfico ilegal de estas entre grupos criminales organizados.

Sin embargo, estos harían poco para combatir este flagelo.

“Los criminales conseguirán de cualquier forma las armas para cometer sus fechorías, al margen de la ley. Lo importante es que el ciudadano que cumpla con la ley tenga la oportunidad de defenderse”, argumentó Ramos.

El exministro considera que los permisos de armas deben expedirse de acuerdo al perfil de la persona que lo solicita, independientemente de la cantidad que tenga o porte.

Para regular el tráfico ilícito propone que se extiendan las prohibiciones a las personas con un récord criminal, problemas psicológicos o medicación fuerte, así como fortalecer los castigos para los proveedores de armas y municiones ilegales.

 
Ver comentarios