Logo La República

Miércoles, 12 de diciembre de 2018



NACIONALES


Reelección de Pacheco sentaría panorama inédito

Redacción La República [email protected] | Jueves 26 marzo, 2009



Presidente del Congreso podría convertirse en el primer costarricense en presidir la Asamblea Legislativa por cuatro años consecutivos
Reelección de Pacheco sentaría panorama inédito

• Legislador cuenta con el respaldo de 24 votos oficialistas y de diputados independientes


Carlos J. Mora
[email protected]

El actual periodo constitucional podría seguir sumando particularidades en lo que respecta a quienes ostentan el poder.
La actual administración no solo pasaría a la historia como el primer Gobierno en el que el Presidente de la República perdió a sus dos vicepresidentes, sino también como el primer cuatrienio en el que una misma persona presidió la Asamblea Legislativa.
Si las elecciones para designar al presidente del Primer Poder de la República fueran hoy, Francisco Antonio Pacheco resultaría elegido por cuarta vez consecutiva, consolidándose como el primer costarricense en lograrlo desde la fundación de la Segunda República en 1949.
Actualmente Pacheco cuenta con el respaldo de 24 votos de los diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) y de varios legisladores independientes.
Así se desprende de las consultas hechas por LA REPUBLICA a las diferentes fracciones, en donde de cara al 1º de mayo aún no existe un criterio mayoritario para la escogencia de candidatos a este y otros puestos del Directorio que deberán nombrarse en esa fecha para completar la cuarta legislatura.
Cada uno de los puestos del Directorio Legislativo requiere 29 votos, los nulos o en blanco se le suman a quien tenga la mayor cantidad de votos.
En el caso del respaldo del oficialismo, Pacheco podría sumar 25 votos, esto si Mayi Antillón, ministra de Comunicación y Enlace, y también diputada, accede a asistir a la sesión del 1º de mayo.
Si bien es cierto que el fantasma de un “mayo negro” para arrebatarle a Pacheco la presidencia ronda los pasillos de los coloreados aposentos del Congreso, lo cierto del caso es que nadie hasta el momento admite la paternidad de esta gestión.
Se habla de un mayo negro cuando congresistas de oposición se unen con disidentes del oficialismo para hacer triunfar a un legislador diferente al propuesto por la mayoría.
El último de ellos sucedió en 1985, cuando el entonces diputado liberacionista Guillermo Vargas le arrebató la presidencia del Directorio Legislativo a su propia compañera de partido Mireya Guevara, gracias a los votos que orquestó conjuntamente con la oposición.
En caso de esta última elección, dentro del PLN pocos han dicho abiertamente que prefieren un cambio en el timón en la última legislatura con la expectativa de que el nuevo inquilino del Castillo Azul (sede de la presidencia del Congreso) sea más afín a sus requerimientos.
Hasta el momento solo Maureen Ballestero y Ofelia Taitelbaum han expresado abiertamente querer presidir el Congreso este último periodo, pero descartan que para ello vayan a impulsar un mayo negro.
“De lo que estamos seguros es que dentro del PLN nadie va a caer en una trampa de la oposición para hacerles el juego. Ante todo somos liberacionistas y llegaremos unidos todos los 25 este 1º de mayo”, dijo Oscar Núñez, jefe de fracción del PLN.
En lo que respecta a una coalición de oposición para desbancar a Pacheco resulta casi imposible, si se toma en cuenta que el Partido Acción Ciudadana (PAC) ha condenado desde su creación los “compadrazgos”.
“Nosotros no vamos a hacer ninguna coalición, vamos a presentar nuestros propios candidatos y votaremos por ellos como ha sido siempre, hasta el momento no barajamos ningún nombre”, comentó Elizabeth Fonseca, diputada del PAC.
En la acera de los diputados independientes Pacheco también cuenta con un respaldo favorable.
“Lo mejor es que don Francisco Antonio siga este último año, en ningún momento me sumaría a participar en un mayo negro”, dijo Guyón Massey, diputado de Restauración Nacional.
En ese mismo sentido coincidieron Evita Arguedas y José Manuel Echandi.
Entre tanto, Pacheco se muestra aún renuente a conversar sobre el tema y al igual que los años anteriores en que ha sido reelegido asegura que referirse al tema en estos momentos “le hace daño a la democracia”.