Quesos ticos atrasan acuerdo con Unión Europea
Enviar

ANÁLISIS

Pagar a productores por dejar sus marcas sería una defensa para los exportadores nacionales

Quesos ticos atrasan acuerdo con Unión Europea

Sin acceso, el resto de la región nos superaría en este mercado

Compensar a Dos Pinos, así como a otros queseros, a cambio de que renuncien a sus derechos sobre varias marcas, sería una forma de evitar el efecto negativo en las exportaciones, de que Costa Rica no gozara de un acceso ágil al mercado europeo, que iba a empezar hoy, a raíz de un conflicto acerca de varias marcas de quesos nacionales.

201308010020460.n1111.jpg
Una de las ciudades italianas que aprovechan su indicación geográfica es Parma de donde se originó el queso parmesano. Uno de los iconos de la ciudad es el Palacio del Gobernador. Archivo/La República
Por su parte, Costa Rica está buscando una solución diplomática a este conflicto; sin embargo no hay certeza de que esta prospere.
Mientras tanto, varios competidores en otros países centroamericanos, contarán con estos beneficios.
Compensar a Dos Pinos, así como a otros queseros, a cambio de que renuncien a sus derechos sobre varias marcas de quesos, sería una forma de asegurar que las exportaciones ticas, cuenten con acceso ágil al mercado europeo.
La Unión Europea, que iba a ejecutar a partir de hoy el acceso preferencial para Costa Rica, como parte del Acuerdo de Asociación, con Centroamérica, de hecho nos deja por fuera, por un conflicto sobre varias marcas, como son el queso parmesano, fontino y gorgonzola, entre otras, que actualmente se utilizan por los productores nacionales.
Otra solución sería apelar que el acuerdo no obliga a cambiar las marcas nacionales, dado que eso no fue parte de la negociación del Acuerdo.
Sin embargo, no hay garantía de que este reclamo prospere.
En estas circunstancias, ninguna empresa costarricense, aprovechará una reducción en las barreras europeas a la importación.
Por su parte, los productores, incluidos Dos Pinos, Monteverde, Los Alpes, Italcona y Tialpro, han utilizado estas marcas desde hace varias décadas, así que consideran que el uso sería de su derecho.
Compensar a estas empresas por el equivalente de una expropiación, tendría un costo para el país, el cual sería precisado por un arbitraje.
Por otro lado, sería preferible  que los países europeos —sobre todo Italia en este caso— que alegan sus derechos exclusivos en torno a los lugares de producción conocidos, como Parma y Fontina, obstaculicen el acceso de todo tipo de producto tico a Europa, por tiempo indefinido.
Existe también la opción para el exportador costarricense de vender a costo —o aun por debajo del costo— para no perder una cuota del mercado europeo, al suponer que el problema se resuelva durante un lapso corto.
Mientras tanto, los exportadores de tres países centroamericanos, a partir de hoy gozan del acceso privilegiado a este mercado.
Se trata de Panamá, Nicaragua y Honduras, mientras queda pendiente la adhesión al acuerdo de Guatemala y El Salvador.
Entre los productos nacionales potencialmente afectados por el atraso, están los jugos tropicales, que seguirían enfrentando un impuesto de importación europeo del 23%.

201308010020460.n11.jpg

201308010020460.n111.jpg

Raquel Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios