Enviar
¡Qué alegre va María!
Sharapova llegó a la final de Roland Garros y con ello a la cima del ranking mundial

El nombre de la canción ganadora en la OTI de 1973, “Qué alegre va María”, describe perfectamente el estado anímico de la tenista rusa María Sharapova (dos del escalafón), tras clasificarse a la final del Roland Garros en la categoría femenina luego de derrotar a la checa Petra Kvitova tras dos parciales de 6-3.
La tenista tiene motivos de sobra para sonreír, no solo por que disputará por primera vez el duelo por el título parisino, sino que, gracias a ello a partir del próximo lunes, regresará al primer sitio del mundo.
Como si fuera poco, de triunfar este sábado en el cierre de la competencia, será la décima jugadora en la historia en ganar el Grand Slam, aunque en su caso en periodos distintos (Wimbledon 2004, US Open 2006 y Abierto de Australia 2008).
En dicho choque se medirá a la italiana Sara Errani (24 ranking) y la sorpresa del torneo, quien dio cuenta de la australiana Samantha Stosur (6), 7-5, 1-6 y 6-3.
Para Sharapova el primer semestre del año ha sido altamente destacable, cuenta con dos campeonatos en sus vitrinas (Stuttgart y Roma sobre arcilla) y alcanzó las finales en Australia, Indian Wells y Miami, donde en todas sucumbió ante Victoria Azarenka, justamente a quien despojará de la cima a partir de la próxima semana.
“Después de mi operación en el hombro, me seguía doliendo, por eso he tenido que adaptar la manera de desplazar el brazo, estoy muy contenta y orgullosa de volver a esta posición que espero mantener durante mucho tiempo. He luchado mucho y estar aquí con 25 años es un gran éxito personal”, indicó la siberiana sobre su momento actual.
Una hora y 17 minutos le tomó a la rusa sacar un partido donde ambas mostraron toda su fiereza desde un inicio y tras su tercer as del juego logró amarrar el gane y el boleto al duelo definitorio.
El servicio y la rapidez en el juego de María han sido una vez más sus principales armas en ataque, reconoció la propia Kvitova tras finalizar su encuentro.
Por su parte, Errani tuvo que sudar más para derrotar a Stosur, campeona del Abierto de Estados Unidos el año pasado y finalista de Roland Garros en 2010.
El fuerte juego físico de la australiana complicó en algunos tramos a la sorpresa del torneo y extendió la lucha por dos horas y cuatro minutos.
Con el último punto, la italiana estalló de júbilo y dio rienda suelta a su emoción por clasificar a su primer final de un Grande, con lo que logrará colarse en el grupo de las diez primeras del mundo.
De ganar este sábado, Errani sería la segunda italiana en tres años en proclamarse reina de París (Francesca Schiavone lo hizo en 2010).

Sergio Alvarado
[email protected]
Ver comentarios