Diez años de relación con China, ¿qué esperar para el futuro?
Enviar

Hoy se cumplen diez años de las relaciones diplomáticas entre China y Costa Rica; un lazo  que se ha profundizado al calor de un Tratado de Libre Comercio (TLC), acuerdos de cooperación y productos de todo tipo.

Sin embargo, el acuerdo de relación comercial no ha crecido de manera pareja. En la última década Costa Rica no aumentó, sino que disminuyó sus ventas, las cuales tocaron su mínimo en $46 millones el año pasado.

A pesar de ello, este año se logró el acceso de la piña costarricense y se está trabajando en el ingreso de derivados con mayor valor agregado, así como otros productos agrícolas.

LA REPÚBLICA conversó con Tang Heng, nuevo embajador chino en el país sobre estos diez años que han pasado y lo que podemos esperar para el futuro.
 

A diez años del inicio de relaciones diplomáticas, ¿qué podemos esperar para los próximos diez?

Solo podemos aguardar un futuro más brillante. Las relaciones chino-costarricenses tienen una base sólida y un porvenir promisorio.

Durante estos diez años la confianza política mutua se vio fortalecida con la visita del presidente Solís a China en 2015 y la visita del presidente Xi Jinping al país en 2013.

Ambos países mantienen comunicaciones y coordinaciones estrechas en temas multilaterales como la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, el cambio climático y el desarrollo sostenible.

La cooperación ha sido fructífera con la entrada en vigor del  TLC y el convenio de promoción y protección recíproca de inversiones.

Se percibe una fiebre en el país por China y su idioma, y, en el mío, Costa Rica goza de mayor popularidad entre la gente común, mucha de la cual  quiere venir a conocer el “Pura Vida”.


 

La relación comercial entre ambos países ha crecido exponencialmente, sin embargo ha favorecido poco a Costa Rica. ¿Cómo podría mejorarse?

El comercio entre ambos tuvo un rápido desarrollo y hoy China es el segundo socio comercial del país detrás de Estados Unidos.

El mercado chino tiene inmensas necesidades de productos agrícolas de Costa Rica. Sin embargo, parte del problema es la escala de la producción y la logística, ya que, por ejemplo, el transporte marítimo necesita 25 días y a veces más.  

De todas maneras, China ha abierto mercado a diversos productos de Costa Rica a un ritmo que provoca envidia en otros países. Además se ha logrado mayor diversificación, esto debe ser alentador.

 

El país sufre de una parálisis en temas de infraestructura, ¿cómo podría colaborar China para que esta situación cambie?

Un popular proverbio chino reza que “para enriquecerse, primero se debe pavimentar el camino”, esto resume acertadamente la importancia de infraestructura para el desarrollo económico.

Desde la década de 1980 China invierte cuantiosamente en infraestructura y las empresas chinas han acumulado abundante experiencia y tecnologías avanzadas.

Hoy nos alegra ver que se colocará la primera piedra del proyecto de ampliación para la Ruta 32, en el que una empresa china se encargará del diseño, compra y ejecución con el financiamiento de un banco chino.

Además, varias empresas chinas están interesadas en participar en otros proyectos de carreteras y tratamiento de aguas residuales entre otros.
 

A menos de un año del cambio de gobierno, ¿qué temas le gustaría conversar y discutir con el futuro presidente?

En vez de especular quién será el próximo mandatario, prefiero aprovechar el tiempo al máximo para trabajar junto con la administración del presidente Solís, la Asamblea y todos los actores sociales, para promover el avance de proyectos entre ambos países.

Espero y confío en que el cambio de gobierno no afectará las buenas relaciones bilaterales.

 

Ver comentarios