"Puss in boots", irregular pero divertida
Enviar
CINE
“Puss in boots”, irregular pero divertida

Con el acento más malagueño de Antonio Banderas, “Puss in boots” se independiza de “Shrek” para ofrecer una divertida pero irregular comedia, llena de guiños infantiles destinados a los adultos.
Personajes de cuentos típicos anglosajones como el huevo Humpty Dumpty o Juan y las habichuelas mágicas pueblan una historia tan adulta como todas las de la saga de “Shrek”, pero a la que le faltan la frescura y la originalidad de las aventuras del ogro verde.

Preciosismo formal para una historia en la que los dos personajes principales Gato y Kitty (con la voz de Salma Hayek) destacan por encima del resto y cuyas escenas en conjunto son lo mejor de este trabajo de Chris Miller, que ya dirigió la tercera entrega de “Shrek”.
Banderas y Hayek se complementan a la perfección en sus escenas y sus alter ego animados ofrecen unas personalidades tan sutiles y llenas de matices como suelen los de todas las películas salidas de la factoría de Dreamworks.
Aunque “Puss in boots” no supone la sorpresa que en su día generó “Shrek”, no deja de ser un ejercicio imaginativo, divertido y dinámico en el que la narración se desarrolla con fluidez y con el necesario ritmo para atrapar en todo momento la atención del espectador.
Con cuidada estética y unos diálogos brillantes.
Antonio Banderas también productor, junto a Guillermo del Toro se ha visto recompensado por un buen resultado en la taquilla estadounidense, donde ya lleva recaudados $126 millones.
“Puss in boots” llega a comienzos de diciembre a Latinoamérica.

Madrid / EFE

Ver comentarios