PUSC impulsa vía rápida para votación de proyectos
Gerson Vargas/La República Hay proyectos de ley que tienen más de diez años discutiéndose en el Congreso. “El país no puede darse el lujo de debatir tanto tiempo las cosas”, señala Rafael Ortiz, jefe de fracción del PUSC.
Enviar

Debate se reduciría de tres años a seis meses en el Congreso

PUSC impulsa vía rápida para votación de proyectos

Miles de mociones no trabarían iniciativas de ley

201504082125240.6.png
Nuevos impuestos, préstamos para infraestructura o cualquier otro proyecto de ley, se aprobarían en seis meses, en vez de los tres años en promedio que duran los diputados actualmente para promulgar una nueva ley.
Cada agrupación política impulsaría una iniciativa al año, para aplicarle una “vía rápida”, propone Rafael Ortiz, diputado del PUSC, quien señala que los carretillos de mociones, ya no podrán detener la votación de los proyectos.
Se requiere un cambio en el reglamento del Congreso, para que la propuesta se ponga en práctica.
No existiría ningún tipo de limitación para que las agrupaciones políticas escojan el proyecto al que le aplicarían esta vía de excepción.
De esta forma, proyectos que llevan discutiéndose hasta diez años en Cuesta de Moras en el peor de los casos, como la fertilización in vitro, los derechos civiles de las personas del mismo sexo, o el plan de autonomía de las poblaciones indígenas, se votarían al final.
“De todos es conocido lo engorroso que es el trámite de aprobación de los proyectos; el orden del día del Plenario mantiene cientos de proyectos y de iniciativas que deberán pasar por lo menos tres, cuatro, cinco años o más para que lleguen a votarse”, afirmó Ortiz.
En ese sentido, muchos proyectos podrían llegar a ser hasta innecesarios en el momento que se votan, o incluso, perjudiciales, debido a un eventual cambio en el contexto.
Al aplicar la vía rápida a un determinado proyecto, se reducen drásticamente los trámites que se deben cumplir para avanzar.
Por ejemplo, la discusión en comisión se limita automáticamente a un mes y se coloca en el primer lugar de la agenda hasta su dictamen.
Por otra parte, una vez que engrose la lista de proyectos a discutir por el Plenario, tendrá como máximo 22 sesiones para ser debatido por los 57 legisladores hasta su votación final.
Esto, sin importar que el proyecto tenga en contra miles de mociones por conocerse, pues se considerarían automáticamente desechadas.
Ya se incluye en el reglamento la vía rápida para el análisis de los proyectos de ley. Sin embargo, se requiere antes el respaldo de 38 legisladores cada vez que se desea aplicar.
Con la reforma planteada, cada año legislativo los partidos gozarían de este privilegio para impulsar su agenda
Para que el cambio sea aplicable, se tiene que hacer una modificación al reglamento.
En ese sentido, el PLN sí ve con buenos ojos la propuesta, de hecho, pues anteriormente propusieron un proyecto para que todas las iniciativas tuvieran un plazo de votación.
Por su parte, Javier Cambronero, subjefe de la bancada del PAC, señaló que la propuesta del PUSC debe analizarse con profundidad, pero que él la ve con buenos ojos, porque viene a hacer más fluida la toma de decisiones.
Con el respaldo del PUSC, el PLN y el PAC, el cambio en el reglamento legislativo contaría con los votos necesarios para ponerse en práctica.
 

Esteban Arrieta

[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios