Enviar

La publicidad sexista la tenemos todos los días a la vista: desde el periódico de mayor circulación que usa la imagen de las mujeres como gancho para ventas hasta  la cerveza rubia que vende rubias. Lo que no tenemos todos los días es una institución estatal como el Banco de Costa Rica que mercadea sus servicios desde la reproducción de estereotipos y roles de género donde el hombre es un irresponsable que no quiere pagar la pensión pero tan vivillo para escapar con la ayuda de sus compadres, que se solidarizan con su “problema” y la mujer es la “malvada” al estilo del oeste, que le hace la vida imposible hasta el punto de llegar con la policía y vestida de rosa “Kristal” al igual que su beba, por aquello de que no quedara claro que el binomio impuesto de los dos géneros, lo femenino siempre tiene el peor lugar.

Ante una publicidad que toca esta vez, no solo la imagen de la mujer sino que naturaliza la violencia patrimonial en contra de los niños y de las niñas, ¿Qué nos queda? Si compartimos el post, alimentamos algoritmos y aumentamos su alcance publicitario. Si callamos, pues ya saben que pasa si callamos: todo seguirá igual. Al final, no toda publicidad debería ser buena. La viralidad no debería ser criterio para el consumo y   las empresas, ya sean públicas o privadas, deberían tomar consciencia de que es su imagen pública la que ponen en juego y la sociedad de que tenemos la posibilidad y la responsabilidad de tomar acción ante publicidad discriminatoria.

Así que quiero enfocarme únicamente en los mecanismos para realizar las denuncias de manera inmediata y compartir las posibles acciones y las herramientas que tenemos para denunciar una publicidad sexista. Aclaro que no pude no resolver el dilema de denunciar sin apoyar a la difusión pero entre quedarme calladita o gritar, me inclino a favor de gritar porque prefiero el error a la inercia.

Empezamos:

  1. La denuncia ante el Observatorio de la Imagen de las Mujeres del CIEM de la UCR, es fácil y amigable. Solo hay que llenar un formulario bastante simple y rápido (aquí). El Observatorio recibe y analiza quejas por parte de la ciudadanía sobre malas prácticas en la publicidad violatorias de los derechos de las mujeres y de la igualdad de género en Costa Rica pero también canaliza las denuncias ante las instituciones públicas y privadas pertinentes cuando sea necesario.
     
  2. Una de esta instituciones puede ser  la Oficina de Control de Propaganda, la cual si bien se encuentra delimitada por la Ley 5811. Está creada en los 70s por lo que todavía usa lenguaje desfasado como “la defensa de la dignidad de la familia”, y utiliza términos como “pudor de la familia”. Aunque no se ajusta a los estándares jurídicos actuales en materia de derechos humanos, permite denunciar de manera relativamente fácil incluso de manera directa a través de un mensaje privado en su perfil en Facebook aquí. Es importante saber  que ya tienen nuevos criterios para hacer sus evaluaciones y si los quieren conocer los pueden descargar aquí.
     
  3. En el caso del INAMU, pueden comunicarse también por su perfil de Facebook o bien a la Contraloría de servicios a la cual se puede contactar de muchas formas entre las cuales está su formulario en línea (aquí).
     
  4. Por donde más les duele: la reputación, el consumo y las ventas. Podemos dejar de consumir sus productos, por ejemplo en este caso, cerrar cuentas y cambiar de banco. Esta es la acción más directa e inmediata pero a mi criterio debe de ser acompañada en la medida de lo posible de una denuncia y explicación ante la Contraloría de Servicios de la entidad o institución. En el caso del BCR, se pueden apersonar a las oficinas, enviar un mensaje a través del formulario en línea del BCR  o bien escribir a Contraloria@bancobcr.com. En mi caso, escribí y me respondieron de la dirección  tucan@bancobcr.com, En este caso, no cuento con las direcciones de correo oficial de la presidenta Paola Mora Tumminelli o de Mónica Segnini Acosta, la vicepresidenta, pero siempre es una opción la carta formal con copia a por ejemplo a la Oficina de Control de Propaganda y al  INAMU. A través de #WhatsAppBCR también se puede interponer la denuncia las 24 hrs, en el número 8806-5555.
     
  5. De manera adicional se pueden dejar mensajes en el perfil de Facebook o Twitter. Nótese que algunas veces para campañas específicas se crean perfiles o usuarios que no son directamente los de la entidad o institución por ejemplo en este caso del BCR se podría hacer la denuncia tanto en su perfil de Facebook oficial así como de Twitter o bien el del Tucanazo.  En el caso de Facebook, les pueden dejar una calificación con comentarios.
     
  6. Por último, la rendición de cuentas y la responsabilidad por los actos es algo que tendrán que asumir con nombre y apellido las autoridades del BCR, de manera particular en este caso por incluso haber avalado casi que con orgullo ser trending topic precisamente a partir de las denuncias que se generaron. El Estado costarricense no puede darse el lujo de justificar acciones que fomenten la violencia en contra de niños, niñas y mujeres y por lo tanto, tenemos tanto las acciones en redes sociales, las que no brinda el propio estado pero también las políticas. ¿Queremos seguir teniendo una junta que en un año ha invertido recursos públicos en publicidad machista y discriminatoria?

Y si, me pregunto si hacer un listado de formas de denuncia con datos precisos no es hacerles más publicidad, pero la opción de quedarme callada, no es más opción. Así que, publicidad sexista, ¡No más!
 

Ver comentarios