Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Prudencia para 2016

| Lunes 06 julio, 2015



Estabilidad seguirá en el resto de este año

Prudencia para 2016

Tasas a la baja en corto plazo, colón estable, e inflación leve


La recomendación es aprovechar las tendencias favorables de este año y ser precavido para el próximo en sus decisiones financieras, ya que 2016 pinta a que incrementarán las presiones fiscales.
En cuanto al año entrante, el empresario, inversionista o deudor debería ya estar atento a los variables y riesgos, principalmente externos, que nos afectarían en 2016.
En primer lugar está el precio del petróleo, que impactaría directamente los niveles de inflación y la necesidad de dólares en nuestra economía, dando más volatilidad al tipo de cambio.
Es temprano todavía para pronosticar un incremento significativo en el petróleo, sin embargo, la reciente baja en la producción iraquí, así como en Arabia Saudita, tiene preocupados a algunos analistas.
Por otro lado, fijarse en el crecimiento global potencialmente lento de las economías que invierten en el país y nuestros principales socios comerciales, ya que con la desaceleración actual, un menor flujo de divisas podría afectar la balanza comercial y el mercado cambiario.
Por último, no se puede dejar de ver un posible movimiento de las tasas de interés en Estados Unidos, quizás tan pronto como setiembre, en que se celebrará la próxima reunión de la Reserva Federal.
Un aumento influiría en el flujo de divisas y capitales, lo que afectaría el mercado cambiario con un aumento por la salida de dólares.
A lo interno, tenemos que revisar la posibilidad de un incremento en las tasas de interés, dependiendo de cómo se van utilizando los recursos del último tracto de eurobonos.
Ya el Gobierno ha gastado $172 millones de los $1.000 que entraron en abril.
Una vez que estos recursos se terminen de usar, el Gobierno tendrá más necesidades de fondear en el mercado interno, presionando las tasas de interés al alza, pero eso no se esperaría sino hasta cierre de año o inicios del otro.
Mientras tanto, deberíamos aprovechar las condiciones favorables de este año.
Para la segunda mitad de 2015, las condiciones macroeconómicas se ven similares a las de los primeros seis meses del año, con estabilidad en tasas, tipo de cambio e inflación.
Los bajos precios del petróleo deberían mantener la inflación en niveles bajos, manteniendo el indicador de precios dentro de la meta del Banco Central, entre 5% a 3%, siendo más alto que la actual.
En relación con los intereses, la Tasa Básica Pasiva se reduciría de forma más lenta y moderada que la Tasa de Política Monetaria.
Sin embargo, se espera una reducción este semestre, ya que el Banco Central en los últimos seis meses ha reducido la TPM del 5,25% al 3,50%.
La TPM es la que el Central les cobra o pide a los bancos comerciales, para sus préstamos o depósitos respectivos tipo “overnight”.
Asimismo, el tipo de cambio mostraría poca volatilidad, con la expectativa de que cierre el año en niveles parecidos al actual de ¢535 por dólar en el mercado mayorista.