Enviar

Proyecto de Mejoramiento Ambiental del Area


El miércoles pasado nos acompaño en Gente Gerente, el ingeniero Francisco Brenes, gerente del Proyecto de Mejoramiento Ambiental del Area Metropolitana de San José de AyA. Conversamos y reflexionamos sobre la importancia de este proyecto, que se resume así: “Acueductos y Alcantarillados mediante la aprobación de la Ley Nº8559 inicia la implementación del Proyecto de Mejoramiento Ambiental del Area Metropolitana de San José a través de un préstamo con el Banco Japonés para la Cooperación Internacional (JBIC) y es a partir de marzo de 2007 que se consolida la Unidad Ejecutora AyA-JBIC con un equipo profesional, y así atender el problema de saneamiento urbano en el Area Metropolitana de San José. El costo de la obra para esta I Etapa asciende a $290 millones, para finalizar en 2015.
En la actualidad solamente el 45% de la población de esta área (575 mil habitantes) tiene acceso al sistema de alcantarillado sanitario, por lo que con la rehabilitación y extensión de este sistema y la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales se logrará que el beneficio se amplíe a un 65%, es decir 1.070.000 habitantes, de manera que a nivel nacional las aguas de alcantarillado sanitario sin tratamiento disminuirán de un 20,1% a un 0,5%, y por el contrario las aguas residuales con tratamiento por medio de una planta pasarán de un 3,5% a un 26,8%”.

De esos 290 millones, comentó don Francisco, más o menos la mitad la pagaremos vía tarifa los usuarios y su trabajo es empezar desde ya a generar conciencia en los ciudadanos de 11 cantones sobre la importancia de contar con un verdadero sistema para tratar las aguas residuales y que, como todo lo bueno, es caro. Don Francisco nos dio una lección de hacienda pública: No podríamos pagar un proyecto de esta envergadura y de semejante costo, en uno o dos años. Se requiere un financiamiento como el logrado con los japoneses para desarrollar esta magna obra: 400 kilómetros de tuberías, túneles a 45 metros de profundidad y una moderna planta de tratamiento en 30 hectáreas de terreno. Ser ambientalista no es solo oponerse a Crucitas, es también apoyar este proyecto y aceptar el caos vial en la ciudad cuando arranquen obras y pagar el doble por el recibo del agua cuando comiencen a cobrarlo.


En buena hora por esta obra, y es tiempo de entender que tenemos debemos poner nuestro grano de arena por hacer que la ciudad sea más limpia y que nuestros hijos y nietos hereden un mejor país.

Entrevista con Francisco Brenes, de AyA
Ver comentarios