Foto 1
Enviar

201601102147460.rec16.jpg
201601102147460.rec17-3.jpg
Las proyecciones favorables para la economía costarricense permitirían un crecimiento que este año alcanzaría el 4,2%, un incremento de 1,4 puntos porcentuales respecto a 2015, según el Programa Macroeconómico publicado el martes pasado por el Banco Central.
Entre los sectores que más influirían en este escenario positivo están el agro y la manufactura, financiadas por una expansión en el crédito en colones, mientras el empleo crecería debido a una esperada estabilidad en precios, tipo de cambio, y tasas de interés, que generarían más confianza en la inversión por parte de los empresarios.
En cuanto al crecimiento, se espera uno en la producción agrícola de 7 puntos porcentuales en comparación con 2015, ya que el sector no enfrentaría el problema climático de El Niño.
Mientras tanto, la manufactura aumentaría en 4,1 puntos porcentuales respecto al año anterior, en que no tuvo crecimiento, esto gracias a la llegada de nuevas empresas y la dilución de la salida de Intel en 2014.
El crédito en colones, por su parte, se expandirá, producto de una esperada baja en las tasas de interés, y una alta liquidez en el sistema financiero, a eso se le suma que esta colocación no tiene restricciones en su crecimiento por las autoridades.
En cuanto al empleo, se prevé una mejora, tras la estabilidad en precios, tipo de cambio, y tasas de interés, que incentivan la expansión de los negocios actuales, así como la inversión en nuevas operaciones por el sector productivo.
Esto es parte de lo que el Banco Central proyecta, en el Plan Macroeconómico.
Por otro lado, sería poco probable que el crecimiento del PIB llegue al nivel pronosticado por el Central, dados los problemas del déficit fiscal, así como el crecimiento lento de la economía mundial, de acuerdo con varios representantes del sector productivo.
El déficit en 2016 sobrepasará el 6% del PIB, siguiendo una tendencia que se presenta desde 2008 por parte del Gobierno, de gastar más de lo que ingresa.
En cuanto al resto del mundo, habría menos capacidad para hacer inversiones en los mercados emergentes, así como para comprar los productos importados, debido al crecimiento lento en la mayoría de las economías grandes.
Hay algunas señales positivas, incluida la expectativa de que crezcan de forma razonable las economías de México, América Central y el Caribe, que conforman el segundo mercado más importante para Costa Rica.
Sin embargo, el crecimiento en nuestro principal socio comercial —Estados Unidos— no será mayor al 2%, tal y como lo informó la Reserva Federal el pasado jueves.
Del mismo, China con dificultades alcanzará el 6%, en comparación con el casi 10% de hace cuatro años, mientras Alemania y Reino Unido crecerán en tan solo el 1,6% y el 2,2%, respectivamente.
La competitividad, por otro lado, está todavía rezagada, mientras se espera la reducción de los precios de la electricidad, así como de la tramitología, acompañada por el mejoramiento de la infraestructura vial.
La meta para este año tampoco se alcanzó, ya que la economía creció en un 2,8%, mientras a principios de 2015 el Banco Central pronosticó que iba ser del 3,4%.

201601102147460.rec17-1.jpg
201601102147460.rec17-2.jpg

Ver comentarios