Próximo Mercedes-Maybach es un convertible de $323 mil
Foto Bloomberg.
Enviar

El martes en la noche, en una residencia privada en Los Ángeles, Mercedes-Maybach presentó el Cabriolet S650, un convertible de cuatro asientos que apunta a los compradores más ricos del planeta.

El convertible con motor V12 y de $323 mil es el primero de su clase de la línea de modelos de ultra lujo de Mercedes-Maybach, pensado para aprovechar el éxito de otros descapotados caros como el Dawn de Rolls-Royce de $335 mil y el Continental GT Speed de Bentley de $267 mil.

Aunque el Rolls ofrece lo mejor de la artesanía automotora hecha a mano, y el Bentley entrega velocidad y desempeño de nivel de carreras, el Mercedes se coloca entre los dos, combinando características de rendimiento y opulencia. La mayoría de quienes lo compren serán consumidores leales de la ingeniería alemana que simplemente lo añadirán como su última opción de convertible en garajes donde habitan ya marcas de lujo.

El modelo de Mercedes-Maybach es el primero en su clase, pero difícilmente el primer ejemplo de los esfuerzos de Mercedes por llegar al escalón más alto de compradores de autos: la marca estrenó en agosto el cupé prototipo Mercedes-Maybach en el Pebble Beach Concours d’Elegance; su Pullman de $1 millón y su sedan S600 de $192 mil fueron lanzados el año pasado. Este nuevo convertible es el paso siguiente más lógico de la línea.

Estos autos súper caros apuntan al mercado global de ultra lujo que sigue sediento de productos exclusivos, ajeno a factores económicos; los márgenes del más nuevo convertible de Mercedes-Maybach son especialmente altos, considerando que muchos de sus soportes ya habían sido desarrollados para la S Class previa de Mercedes-Maybach.

El último convertible también incluye muchos de los elementos que hacen de su descapotado AMG SL65 de $220 mil distintivo: el sistema de calefacción que sopla aire tibio en los cuellos de sus pasajeros, los diseños intricados de cuero flexible cosidos a sus asientos; y un sistema de fragancia interna que aromatiza la cabina del auto.

Viene, además, con cristales Swarovski incrustados en sus faros delanteros y un juego de maletas que le hacen juego. El AMG SL65 presentado el año pasado alcanzó los 100 kilómetros por hora en 3,9 segundos, lo cual es más veloz que su contraparte Maybach, pero el más reciente de los dos es el modelo más exclusivo.

Los compradores en Estados Unidos tienen la opción de llevárselo en una de tres combinaciones de colores: Zircon Red con un interior blanco y negro; Cote d’Azur Blue con un interior blanco y asientos marrones; o el Diamond White con un interior blanco y azul yate.

Aún mejor, en su rendimiento más óptimo, tiene 621 caballos de fuerza; su velocidad máxima seguro alcanzará los 320 kilómetros por hora. Eso es suficiente para que Rolls y Bentley tomen nota.

Mercedes-Maybach fabricará 300 de los S650. La producción empieza el próximo año.



Ver comentarios