Enviar

El seguro de vida es quizás una de las herramientas de protección financiera más versátiles que existen.
Les permite a las personas y organizaciones trasladar el riesgo de una muerte prematura de una persona clave dentro de la familia u organización, con el fin de garantizar la calidad de vida de las personas y la continuidad del negocio.
En caso de fallecimiento del padre o madre de familia, que es el principal soporte económico del hogar, las consecuencias para el resto de los familiares serían muy graves y tendrían impacto sobre su calidad de vida ya que no podrían cubrir sus gastos rutinarios.
Una muerte prematura echaría abajo todo el esfuerzo de muchos años para proveer a los suyos de educación, un techo, comida, medicina, viajes. Incluso, podría dejarlos con compromisos económicos que ellos deberán sufragar y tal vez no tengan los medios para cubrirlos.
Si se trata de la empresa familiar o un emprendimiento, la defunción del dueño, que es el generador de los ingresos, podría acarrear el fin de la operación, si no existe el respaldo de un seguro.
Empresas prometedoras, o ideas de negocios brillantes se han perdido por falta de una póliza que asegure su continuidad.
O bien, podría tratarse de un ejecutivo clave de su organización, que es el principal generador de los recursos.
Podría tratarse de un empleado talentoso, con habilidades y experiencia vitales para la empresa, que se ha ganado plena confianza de la organización y sobre quien se ha invertido mucho tiempo y dinero en capacitación.
En caso de morir esa persona la empresa se vería seriamente afectada financieramente en el entretanto logra encontrar una persona con un perfil similar, se entrena y enfrenta una curva de aprendizaje.
Para todos estos escenarios, un seguro de vida evitaría el impacto financiero de la pérdida de esa persona clave tanto para la familia y la empresa.
Un asesor de seguros le puede ayudar a determinar cuánto monto de cobertura es necesario, qué personas deberían asegurarse y el plazo conveniente de protección, lo cual dependerá de la situación particular de la familia o empresa en cuestión.

 

Ver comentarios