Programa Monetario 2008-2009 y el Mercado Inmobiliario
Enviar
Programa Monetario 2008-2009 y el Mercado Inmobiliario


A finales de enero el Banco Central presentó su Programa Macroeconómico para 2008 y 2009. Entre las cifras divulgadas destaca un menor crecimiento real de la economía, el cual luego de tener crecimientos por encima del 6% durante los últimos años se pronostica que para 2008 aumentará solo un 3,8%. Esto se debe principalmente a la posible recesión que enfrenta la economía estadounidense. La fuerte dependencia de Costa Rica a la principal economía mundial, va a tener impactos importantes en el desarrollo económico de 2008.

El impacto negativo va a ser más notable en la Balanza de Pagos, donde se espera que el déficit de cuenta corriente se ubique por encima del 6%. Esto se debe a que cerca del 40% de las exportaciones va destinado a Estados Unidos, donde el menor consumo demandará menos de nuestros productos. Más aún, se espera que la Inversión Extranjera Directa caiga cerca de un 15% en 2008. Este será el mayor impacto que sufrirá el mercado inmobiliario, especialmente los sectores de oficinas, industria y segundas residencias.

La alta inversión por parte de extranjeros en nuestra economía ha creado que la mayoría de nuevos proyectos inmobiliarios sean destinados a este tipo de clientes. A nivel corporativo el mercado inmobiliario de la GAM ha mostrado buenos indicadores durante 2007. El mercado de oficinas ha tenido aumento de inventario del 13%, una caída en la tasa de disponibilidad del 22% y un aumento en los precios promedio del 6%. Estos datos reiteran que el sector se mantiene dentro de la fase de expansión del ciclo inmobiliario.

No obstante, para 2008 se espera que el inventario aumente cerca del 20% y muchos de estos nuevos proyectos son destinados a empresas multinacionales, proveniente en su mayoría de Estados Unidos. Pese a que muchos de estos proyectos ya han sido parcial o totalmente ocupados, la caída en la IED podría afectar los niveles de absorción y por ende el mercado se trasladaría a la fase de sobre-oferta dentro del ciclo inmobiliario. Si consideramos que la expectativa del BCCR es que la IED disminuya en otro 15% en 2009, esto podría fomentar una desaceleración en el mercado inmobiliario.

En el sector de segundas residencias de la costa del Pacífico los datos muestran que a diciembre 2007 el impacto de una crisis inmobiliaria y crediticia estadounidense no ha afectado nuestro mercado. Sin embargo, se considera que estos datos son muy recientes y que coinciden con la época del año de mayores transacciones. Los indicadores de los próximos trimestres darán un mejor panorama del comportamiento a futuro del mercado de segundas residencias de Costa Rica.

El mercado inmobiliario comercial pinta un mejor panorama. Este mercado en 2007 presentó aumento de inventario y precios de mercado del 10% y una fuerte caída en los espacios disponibles del 47%. La alta liquidez de la economía producto de una política monetaria expansiva a nivel local por el BCCR y en Estados Unidos por la Reserva Federal, ha incentivado el consumo interno y la inversión inmobiliaria en este sector. Para 2008 la reciente baja en la tasa básica pasiva y el constante incremento en la oferta monetaria del BCCR han mantenido el alto grado de liquidez en la economía. No obstante, el BCCR espera reducir la inflación al 8% y 6% para 2008 y 2009 respectivamente. Esta menor inflación y la expectativa de que el crédito al sector privado se disminuya de un 39% a un 19% indican que el BCCR está listo para combatir la inflación.

Por su parte, existen varios factores que podrían mantener el auge inmobiliario a futuro. La mejora en las finanzas públicas del Gobierno Central es crítica para el futuro desarrollo de Costa Rica. En 2007 se cerró con un superávit por primera vez en 50 años. Esto permite al Gobierno invertir más recursos en obras de desarrollo social así como en infraestructura. Estos son temas fundamentales para mantener la competitividad de Costa Rica a nivel mundial.

El posicionamiento de Costa Rica a nivel internacional como destino turístico y de inversión extranjera que requiere mano de obra altamente capacitada, el alto nivel de confianza por parte del consumidor y los empresarios y la apertura a mercados que se encuentran en fuerte crecimiento como China son otros factores que podrían contrarrestar los efectos negativos de una recesión económica en Estados Unidos.

A nivel inmobiliario la demanda por parte de empresas nacionales ha aumentado significantemente en los mercados de oficinas y de industrias, mientras que en el sector comercial han representando más de un 90% de las transacciones realizadas. Por su parte, el acercamiento con otras economías mundiales en Suramérica, Europa y Asia también ha atraído importantes niveles de inversión inmobiliaria tanto en el sector de segundas residencias como en los mercados corporativos de la GAM.

Ver comentarios