Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Préstamos más caros en el segundo semestre

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 09 abril, 2012



• Vencimientos de gobierno presionarán aún más el precio del dinero
Préstamos más caros en el segundo semestre
• Tasa básica llegaría a dos dígitos

La fuerte presión que ejercen las entidades estatales (Hacienda, Banco Central y bancos públicos) sobre los recursos ha elevado las tasas para los préstamos en general. Pero en el segundo semestre, cuando venzan una gran cantidad de bonos de esos mismos emisores públicos aumentará aún más la presión sobre el valor del dinero y las tasas reales podrían llegar a máximos históricos para el nivel de inflación actual.
Por ello es necesario que usted busque cómo cubrirse un poco y lo piense. Si es el mejor momento para endeudarse le damos opciones para hacerlo de una manera más segura.
El contexto. Desde noviembre de 2010 las tasas de interés han venido subiendo, entre ellas la Tasa Básica Pasiva (TBP), a la cual se indexan miles de préstamos, sobre todo de los bancos públicos. Esa tasa subió del 7% a mediados de 2011 al 9,25%, donde se encuentra desde inicios de marzo. La TBP se calcula como el promedio ponderado de las tasas de interés a las que los distintos agentes de la economía (entidades financieras y Gobierno) pagan a los ahorrantes por sus depósitos en colones a seis meses plazo.
El círculo de aumentos inicia con el crecimiento acelerado de préstamos del sistema financiero que se otorgaron con recursos captados mediante ahorros a plazo, lo que provoca la primera presión al alza, luego se exacerba cuando el gobierno compite por recursos dado su problema de flujo de caja.
Aunado a la mayor necesidad de recursos se da un lento crecimiento en la oferta monetaria para febrero de 2011, las captaciones en cuenta corriente de los bancos (una de las formas de fondeo más baratas) no han crecido al ritmo que los créditos en los bancos, sobre todo en la moneda que más está siendo demandada, el dólar.
“Las tasas subieron casi un 1% en todos los plazos. Costa Rica es uno de los pocos países del mundo donde las tasas de interés están aumentando en estos momentos”, detalla Adriana Rodríguez, analista de Grupo Aldesa.
También la política monetaria del Banco Central podría estar afectando esta alza. “Esta política no ha sido para nada neutral, es totalmente restrictiva”, dijo Rodríguez al mencionar el poco crecimiento interanual de la liquidez (recursos disponibles).
Este panorama se mantendría mientras no se obtengan recursos para financiar al gobierno y a los bancos que sean diferentes a la deuda; o los bancos desaceleren el ritmo al que han venido prestando o utilicen fondos más baratos (no de los ahorros a plazo). Y aún así, no hay garantía de cuanto puedan estos nuevos recursos disminuir el aumento en las tasas de interés.
“Para el segundo semestre veremos una tasa básica de dos dígitos”, dijo Mario Rivera, gerente general del BCR en el programa de actualización económica de marzo, impartido por Econanálisis. Esa visión es compartida por estudios de la Universidad de Costa Rica y por los analistas de Aldesa.
¿Podrían bajar? Si se aprueba una reforma fiscal evidentemente habría menor presión en las tasas de interés, si se emite deuda externa y se cancelan algunas emisiones de deuda interna que son muy caras, los precios también bajan. Pero ninguna de las dos opciones será realidad en el corto plazo, por ello es bueno que se prepare.
Las personas que quieren adquirir un crédito deben pensarlo más, sobre todo si es en colones, donde las tasas de interés reciben más presión, ya que el panorama internacional mantiene el dólar relativamente estable con tasas bajas.
Entre los consejos que dan los expertos está que si tiene ahorros, puede usarlos para no pedir un crédito por el monto total; aunque ese dinero lo tenga ahorrado, la tasa que le pagan por sus ahorros jamás será tan alta como la que le cobrarán en un préstamo.
Trate de pedir su crédito a tasa fija, aunque en estos momentos es difícil que los bancos la den, existen organizaciones como cooperativas y asociaciones solidaristas que sí manejan tasas fijas. Eso le permitirá saber cuánto tiene que pagar todos los meses y no recibir el golpe de las alzas, pero tampoco el alivio de una baja.
Si puede, trate de pedir un préstamo en dólares, las posibilidades de que el tipo de cambio suba mucho al parecer son pocas, dados los flujos de dólares por exportaciones, turismo y empresas de servicios.
Si tiene acceso a adquirir una cobertura cambiaria, analice la posibilidad. Con ello usted se garantiza un precio de dólar a futuro. El tipo de cambio Forward es publicado semanalmente en nuestra sección Indicadores Económicos, con él puede darse una idea del precio de la divisa.
Ahorre en dólares, puede aprovechar las ventanas donde el tipo de cambio baja para comprar esa moneda. Estas son los 15 y 30 de cada mes, sobre todo el día 15. Aunque esa fecha no coincida con el día de pago de su préstamo, probablemente sí lo haga con el del pago de su salario.
Además, le recomendamos que negocie sus dólares a través del mercado Monex, del Banco Central, ya que esta es la única plaza de negociación que no cobra un diferencial cambiario (“Spread” entre precio de venta y compra) mientras en las entidades financieras ese diferencial puede ser de hasta ¢15 por dólar.
En conclusión, mientras no haya cambios significativos en la forma en que se financia el gobierno y los bancos, en el segundo semestre será muy caro pedir prestado; si puede evitarlo usando recursos propios, reduciendo gastos, hágalo. Si no, analice pedir préstamos en dólares o busque alguien que le ofrezca una tasa fija para lidiar de una manera más amigable con su deuda.





Carolina Acuña
[email protected]