Precios récord aceleran ventas de azucareras brasileñas
La caña de azúcar se recoge en una granja de Biosev en Brasil para ser procesada y luego vendida. Bloomberg/La República
Enviar

Las azucareras más grandes de Brasil están cerrando ventas al ritmo más veloz en años gracias a precios locales récord, lo que aumentó las ganancias proyectadas.
Raizen Energia, empresa conjunta de Royal Dutch Shell y Cosan y la principal exportadora del país, afirmó que vendió 954 mil toneladas métricas de azúcar para entrega en 2017 en junio. Es diez veces más que el año pasado y el volumen más grande vendido para un periodo tan distante en el futuro por lo menos desde 2010, según los informes de ganancias de Cosan.


Biosev, unidad azucarera de Louis Dreyfus y la segunda productora más grande, ya vendió cerca de 645 mil toneladas por anticipado, un 40% de sus exportaciones proyectadas, frente a prácticamente nada un año atrás.
La prisa por vender se da en tanto los futuros del azúcar en Nueva York casi se duplicaron a lo largo de los últimos 12 meses porque se proyecta que la demanda global en la próxima temporada supere a la producción por la mayor distancia desde por lo menos 2000.
Esto revierte cuatro años de declive que redujeron las ganancias de la industria y provocaron el cierre de cerca de 50 molinos de azúcar y etanol y la quiebra de otros 70 en Brasil desde 2011.
Ahora que el endulzante alcanzó un récord nominal en julio medido en reales, las empresas que realizaron ventas por adelantado podrán registrar márgenes brutas de más del 50% en las exportaciones en la temporada que comienza en abril, el doble de los niveles actuales, dijo Arnaldo Luiz Corrêa, socio de Archer Consulting.
“Viene siendo una oportunidad imperdible”, dijo Corrêa en entrevista telefónica.
A fines de julio, los precios de 4,3 millones de toneladas de azúcar brasileña para entrega en la temporada local de cosecha, que comienza en abril de 2017, ya habían sido determinados por los molinos en los mercados estadounidenses de futuros. Esto corresponde a un 16% de las exportaciones proyectadas, lo que redunda en el ritmo de ventas más veloz por lo menos desde 2012, cuando Archer comenzó a monitorear esas transacciones.
“Los precios son muy atractivos, insinúan una generación de caja robusta”, dijo Rui Chammas, máximo responsable de Biosev, en entrevista telefónica. La empresa está estudiando opciones como sumar capacidad en las plantas actuales, lo que le permitiría desviar más caña a la producción de azúcar en vez de etanol, en tanto busca aprovechar al máximo las condiciones de mercado favorables, dijo él. “Este ciclo de déficit seguirá brindando oportunidades antes de la cosecha”, agregó.
La mejor perspectiva para el azúcar impulsó las acciones de productoras brasileñas que cotizan en bolsa. Las de Cosan, que también controla activos de distribución de combustible, se duplicaron en los últimos 12 meses, en comparación a una ganancia del 26% para el indicador de referencia de Brasil.
El año pasado, el real se devaluó un 33% frente al dólar estadounidense en tanto Brasil cayó en su peor recesión en un siglo debido a un escándalo de corrupción y una crisis política, lo que elevó los precios locales de materias primas que suelen venderse en dólares en los mercados de exportación.
La moneda recuperó gran parte del terreno perdido con un avance del 23% en 2016, un récord mundial, pero sigue un 26% abajo del promedio del último lustro.


Ver comentarios