Enviar

Conservar número telefónico aún pendiente

Portabilidad: derecho del consumidor

Nuevos operadores siguen a la expectativa de la opción para competir

201303032125420.n5.jpg
“Tenemos un 10% de cobertura del mercado”, afirma Jorge Abadía, gerente de Movistar en el país. Marco Monge/La República
La posibilidad de cambiar de operador móvil y conservar el número es el derecho por el que luchan los nuevos operadores.
Es una herramienta que la ley contemplaba desde un inicio, para fomentar la competencia entre compañías, en beneficio del abonado.
Sin embargo, la portabilidad enfrenta un empedrado camino legal, pues ya existen recursos contra el proceso que eligió a la firma española El Corte Inglés para dar el servicio.
La ausencia de esta opción es vista con recelo por parte de los nuevos participantes en el mercado, pues consideran que limita el derecho de las personas a ser dueñas de su número de teléfono, y elegir a quien quieren que les dé el servicio.
De hecho, por el movimiento de abonados sin portabilidad, es de esperar que clientes con número portable superen la media en la región, consideró Jorge Abadía, gerente general de Telefónica Costa Rica, en entrevista con LA REPÚBLICA.

¿Cuál es su evaluación del proceso de apertura respecto a la estructura legal?
Existe lentitud de tramitología, pero no está lejos de la situación de otros países. Lo importante es contar con un ente regulador fuerte, objetivo, que busque la apertura y beneficie al consumidor. Sutel ha hecho cosas buenas, pero debe continuar una labor fuerte.

¿Qué opina de las políticas que han acompañado la apertura?
Todas las instituciones relacionadas se deberían preocupar por proteger al consumidor y no al ICE. Sin apertura, las telecomunicaciones del país no tendrían la calidad y alcance actuales.

¿Qué sucede si mañana tuviéramos portabilidad?
Hay que llegar a eso, es un derecho del consumidor y un compromiso de la apertura. Creemos que la portabilidad va a ser mayor que en la media de los países de la región, donde la estadística ronda el 4%.
La cifra más alta se da en Chile, donde el 20% de los clientes de todo el mercado se ha portado.

¿Cómo ha sido la aceptación que han tenido?
Buena, pues tenemos un 10% de la cuota del mercado. Esta estadística es nuestra, promediamos la cantidad de líneas activas y así calculamos nuestra participación.

¿Cuán innovadores han sido en el país?
Mucho, de los 14 países donde tenemos operación, solo en Brasil y acá tenemos servicios de atención en redes sociales.

¿Cómo caracteriza el tipo de consumo del costarricense?
Bastante sofisticado. Más del 60% de los clientes tiene un mayor consumo de datos. En el caso de prepago, el 60% de los ingresos que nos genera el cliente viene de un servicio distinto al de voz.
De hecho, en abril pasado, el consumo de datos superó el de los otros cuatro países de la región.

¿Cuál es un caso atípico de mayor consumo?
Un cliente de prepago que consume más de 300 gigas; su facturación es de unos ¢250 mil. Ese consumo es equivalente a bajar unas 30 películas en alta definición todos los meses.

Si el consumo de datos es tan alto, ¿analizan variar la tarifa de velocidad a una de descarga?
Lo estamos analizando porque un 10% de los clientes consume el 65% de la red. Tiene que existir esa posibilidad y derecho, lo que está por verse es si beneficia a la mayoría.

¿Vislumbrarían una mayor competencia por precios?
Costa Rica tiene una de las tarifas más bajas de Latinoamérica en voz, y la más alta de interconexión. La estructura de costos creemos que no va a variar, y que la competencia es más en calidad del servicio y atención al cliente.

¿Evalúan evolucionar a 4G?
La red está preparada, el tema es que los terminales son muy caros aún, ningún teléfono baja de $500. En el momento en que sea más asequible, es cuestión de programar la red y listo.

¿En qué momento de la apertura estamos?
Creo que el año pasado fue de adaptación, pero este es de consolidación para todos. Todavía hay mucho potencial en Costa Rica.

¿Cómo avanza el desarrollo de la infraestructura?
La primera etapa establecida en el contrato venció en julio pasado, y no pudimos cumplir 14 cantones donde no emitían permisos de construcción para torres. Entonces, pedimos la anulación de la primera fase porque era imposible cumplir.
Lo que hicimos entonces fue avanzar a las etapas dos y tres, que consisten en mejorar la cobertura fuera de la GAM.

¿Existe espacio para un cuarto operador?
Estoy convencido de que es un mercado para tres y no cuatro. Ningún mercado permite que cuatro operadores convivan de forma rentable, y que puedan mantener la innovación y beneficio.
Yo fui responsable con más gente antes de entrar acá, y uno de los temas era que a pesar de que se daban tres licencias, se debía apostar a que solo fuéramos dos.

¿Proyectan incursionar en televisión paga?
No de momento, nuestro fuerte será la telefonía móvil, voz y datos; es un mercado joven y creemos que existe mucho margen de crecimiento.

Daniel Chacón
[email protected]

Ver comentarios