Enviar
¡Por fin vacaciones!
Si usted es de los que mañana inician sus días libres, deje todo listo en el trabajo, sepa qué hacer

Gabriela Morúa
[email protected]

Después de un año complicado, es momento de dar el último esfuerzo para disfrutar de las tan merecidas vacaciones; a pesar de que para un ejecutivo es difícil programar espacios de diversión, es necesario que se lleven a cabo.
“Vacacionar no se trata simplemente de alejarnos del trabajo, sino de acercarnos más a la familia, a los amigos o de atender asuntos que el horario cotidiano nos impide. Es una oportunidad de hacer un alto en el camino y recapacitar sin presiones.
Irse de vacaciones y regresar cansados de parrandear, sin nada nuevo para mejorar desempeños y calidad de vida en el nuevo periodo, es desperdiciar esa vacación. Para todo hay tiempo, si sabemos usarlo bien”, explica German Retana, profesor del INCAE.
Por eso los expertos recomiendan que las vacaciones estén programadas por lo menos un mes de anticipación para que se logre coordinar con el resto del equipo el seguimiento del trabajo.
Antes de tomar vacaciones siempre se debe determinar que el plan de trabajo y presupuesto de 2010 esté totalmente listo y aprobado, dejar las actividades y acciones de enero ya planificadas, ordenar los archivos personales, reciclar materiales y archivar los documentos de 2009.
“Además es bueno responder la mayor cantidad de e-mails, enviar un mensaje a los clientes informando el cierre de la oficina por los días específicos, y en el correo electrónico que informe mi día de regreso a laborar”, recomienda Layla Poveda, socia directora de Comunicación Corporativa Ketchum.


Cómo prepararme

1. Estar siempre al día en las responsabilidades, estar preparados para una ausencia sea cual sea el motivo.

2. Lo esencial es que el empoderamiento, el trabajo en equipo y el intercambio de información sean constantes antes de irnos, como componentes de la cultura de la empresa.

3. Haber preparado bien a los sustitutos, una responsabilidad de la empresa es capacitar a los miembros del equipo ya que crea crecimiento, responsabilidad y sentido de pertenencia. Sin un buen #2 en el equipo será difícil seguir creciendo dentro de la organización.
4. Dar confianza a colaboradores y compañeros del área de trabajo.

5. Mantenerse en contacto ante una emergencia y de ser necesario hacer un par de llamadas de seguimiento para verificar cómo marcha todo.

6. Dejar claros los objetivos y metas de los proyectos que siguen su curso, así como soluciones de problemas ante diversos escenarios que se podrían presentar.

Fuente: German Retana, profesor del INCAE
Ver comentarios