Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 14 Marzo, 2018

Pobrecitos los ramonenses

De todos los grupos mal servidos, son los ramonenses quienes más merecen la conmiseración de todos. ¡Tan cerca estuvieron de una solución al problema de transporte de su ciudad a San José! En vez de estar pasando hora y media a dos horas diarias en cada dirección para llegar a sus empleos en la capital, ya deberían tener una autopista moderna, multicarril, bien marcada que permitiera en horas pico hacer el viaje en 40 minutos; la distancia es de 60 kilómetros.

Pero ocupaba Zapote en 2013 una presidenta débil, Laura Chinchilla, y cuando ladraron los políticos de varios partidos, incluyendo Johnny Araya, Ottón Solís y Luis Guillermo Solís, le dio susto y ella canceló la concesión al mismo grupo que opera con éxito la Ruta 27. Pagó $35 millones de indemnización al concesionario de manera sumamente veloz.



Durante la campaña de 2014 estos mismos políticos mantenían conversaciones con una asociación desafortunada llamada “El Foro del Occidente” y les aseguraba que con un “fideicomiso” organizarían todo; que “en cuestión de meses” ya estarían ticos, y no brasileños, construyendo esta carretera de tanta importancia. Nadie sabía qué era un “fideicomiso” y menos que alguien tenía que depositar dinero en uno si quería que funcionara. Lamentablemente los “fideicomisos” se pusieron de moda en el mismo periodo de tiempo y salieron chorros de dinero de los bancos estatales para todo tipo de “aventura chueca” pero nada apareció para los pobres ramonenses.

La razón de por qué se debe simpatizar especialmente con los ramonenses y no tanto con los heredianos, los limonenses, los sancarleños, y los cartaginenses, todos que también urgentemente necesitan una carretera nueva, es que los primeros ya tenían la solución en la mano. Todo costarricense conoce el dicho “mejor pájaro en mano que cien volando” y los ramonenses ya poseían todo —contrato, planos, aprobaciones, y el dinero para la obra.

Es difícil entender cómo siguen algunos creyendo en el Foro del Occidente, una agrupación que les convenció de “soltar el pájaro”. Es más. ¿cómo pueden seguir residiendo en la Ciudad de San Ramón los miembros de ese Foro? Los costarricenses están acostumbrados a escoger líderes equivocados, pero estos estaban tan mal ubicados que por vergüenza deberían haberse ido.

Luis Guillermo Solís en campaña presidencial del Partido Acción Ciudadana (PAC) prometió dejar esta carretera concluida; hay que admirarle el hecho de que en meses recientes “dio la cara” en San Ramón para explicar cómo fracasó. Ese discurso seguramente lo dará en Limón después de la Semana Mayor para explicar por qué no pudo remover el Triangulo de la Solidaridad para permitir la conexión del Circunvalación con la Carretera 32, en San Carlos para expresar sus disculpas por no terminar la carretera a Ciudad Quesada, en Cartago y otras ciudades también. Quizás pudiera preparar un solo discurso y dejar en blanco el nombre del lugar donde no hizo lo ofrecido. O grabarlo y mandarlo por WhatsApp a los residentes de todos los lugares donde no cumplió.
¡Algún día, ramonenses!

[email protected]