PLN y PUSC llegan camuflados a segunda ronda
Enviar

Aunque los electores le dieron la espalda al bipartidismo, el Partido Liberación Nacional (PLN) y la Unidad Social Cristiana (PUSC) se las ingeniaron para apoyar el desempate electoral en la segunda ronda del 1º de abril.

Y es que diversas figuras de ambas agrupaciones ya tienen puestos fijos en los equipos de economía e infraestructura de Restauración Nacional y el PAC, respectivamente.

Asimismo, a menos de tres semanas de las elecciones, algunas de sus ideas más controvertidas como la devaluación del colón, la construcción de un metro y la revisión de los pluses salariales de los salarios públicos, son tema de debate.

Esto, a pesar de que los candidatos en la segunda ronda Fabricio Alvarado, de Restauración Nacional, y Carlos Alvarado, del PAC, pasaron de largo de esas temáticas durante la primera ronda que culminó en febrero.

De los dos partidos, el que pareciera haber metido su estructura política más internamente, es el PUSC, no solo porque su excandidato Rodolfo Piza se unió a las filas del partido rojiamarillo, sino porque firmó un acuerdo de gobernabilidad que incluiría una agenda de trabajo y hasta puestos para los rojiazules en un eventual gobierno del PAC.

En ese sentido, Edna Camacho, quien fue candidata a la vicepresidencia del PUSC, sería la encargada de liderar el equipo económico.

“Estamos presenciando la transmutación política más espectacular de los últimos tiempos, el PLN se transformó en Restauración, mientras que el PUSC ahora es el PAC. Lo que uno concluye es que el PLUSC está más vivo que nunca y que los partidos políticos no se cansan de burlarse de los electores”, dijo Albino Vargas, secretario del colectivo sindical Patria Justa.

En el caso de Restauración, hay figuras liberacionistas reconocidas como Édgar Ayales, excandidato a la Vicepresidencia, y Gerardo Corrales, exasesor liberacionista en materia económica.

A ellos se sumaron otros actores empresariales ligados tradicionalmente con Liberación —según los sindicatos y el Frente Amplio—, como Rónald Jiménez, expresidente de la UCCAEP, y Mónica Araya, expresidenta de Cadexco, entre otros.

Para los sindicatos y los sectores políticos de izquierda, el camuflaje del bipartidismo en la segunda ronda los deja prácticamente sin opciones para el 1º de abril.

El supuesto giro a la derecha que han tomado las dos agrupaciones políticas, “con sus ideas neoliberales es doloroso”, según José María Villalta, diputado electo del Frente Amplio.

“En el caso de Restauración es más evidente la burla, ya que la gente votó contra el PLN, que ha sido el mayor causante de la desigualdad en Costa Rica y ahora, Fabricio viene a meter a los mismos neoliberales que promueven la pobreza y que durante tanto tiempo han dirigido el país”, agregó Villalta.

Sin embargo, la molestia de los sindicalistas no se justificaría para Vladimir de la Cruz, analista político.

Tras una primera ronda electoral, lo natural es que los electores, incluidos los dirigentes de los partidos, tomen posición sobre a quién apoyar.

En ninguno de los dos casos hay una decisión oficial y partidaria de respaldar a Restauración o al PAC y por el contrario, los simpatizantes del bipartidismo quedaron a la libre, según De la Cruz.

Los infiltrados
Una serie de figuras del PLN y PUSC se han ido a Restauración y el PAC respectivamente para la segunda ronda.


Del PUSC al PAC
Rodolfo Piza
Edna Camacho
Jorge Guardia
Amparo Pacheco
Javier Chaves


Del PLN a Restauración
Édgar Ayales
Gerardo Corrales
Alfredo Volio
Rubén Pacheco
Rónald Jiménez

 



Ver comentarios