Enviar
Lunes 10 Agosto, 2009

Plástico y medio ambiente

De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, en el mundo se consumen, aproximadamente, entre 500 billones y un trillón de bolsas plásticas, con el gran inconveniente de que el plástico no se biodegrada, causando problemas en la recolección, traslado y la disposición final, etcétera.
Esto supone, que el plástico, se ha constituido en un fenómeno de indudable trascendencia. La incorporación del plástico a la vida cotidiana tuvo como objetivo satisfacer las exigencias de una gran variedad de usos, dando lugar a una vasta industria que ha permitido un acelerado crecimiento de la ciencia y la tecnología.
El plástico es muy utilizado a nivel comercial, como en envases y envolturas de sustancias y artículos alimenticios, los cuales son desechados al medio ambiente luego de su utilización, creando un entorno de graves consecuencias para todos los seres vivos.
Sin embargo, a pesar de que el plástico ha tenido un rol importante, en el mejoramiento de las condiciones de la vida del ser humano, la experiencia y las investigaciones han revelado efectos indeseables relacionados con la contaminación, toxicidad y las enfermedades.
Otros problemas relacionados con el uso del plástico en envases es que estos contienen ablandadores que con el tiempo, el calor y la temperatura se pasan a los productos por ellos contenidos.
Esta alteración, que podría ser considerada de menor importancia, en el caso de los envases para contenidos no alimentarios, pasa a ser fundamental en el de alimentos, sobre todo, porque los cambios se registran a temperaturas no altas y de acuerdo con los expertos, son tóxicas, e incluso cancerígenas.
Esta claro, que vivir enteramente sin plásticos es casi imposible, porque conlleva un sacrificio de algunas comodidades, pero lo que sí es factible, es hacer algunos cambios en nuestros hábitos de consumo, con el objetivo de darle un uso consciente y responsable a todo ese plástico que nos rodea.
Vivimos en una sociedad que favorece el consumismo, nos hemos convertido en la generación de usar y tirar. La publicidad nos bombardea con anuncios cuyo objetivo, en mi opinión, no es el bienestar, sino hacernos dependientes de un sistema que reduce a las personas al papel de meros consumidores.
La contaminación por plásticos, bolsas y botellas poco a poco se ha convertido en un problema global y muchos países han tomado medidas correctivas para revertir el problema. Pienso que en Costa Rica ni la Setena ni el Minaet, que son las instituciones rectoras en materia ambiental, han difundido a la opinión pública, información del impacto ambiental por el uso de bolsas de plástico.
Finalmente, Costa Rica debe fomentar y llevar a cabo una política de desarrollo sustentable, que asegure el desarrollo y armonía de los sectores sociales, que nos permita crecer y progresar considerando la conservación del medio.


Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos El Río Pacuare